La sequía en Honduras, que se prolongó 45 días más de lo previsto, causó que unas 25.000 familias de algunas regiones de los departamentos del sur y oriente del país perdieran el 70 % de sus cultivos, informaron hoy fuentes oficiales.

Fuentes consultadas por Efe calculan que los productores del sur y oriente del país perdieron un 70 % de la cosecha de maíz y fríjol, la principal dieta alimenticia de los hondureños, por la prolongación de la sequía.

El ministro hondureño de Agricultura, Jacobo Regalado, dijo a Efe que la ausencia de lluvias afectó los cultivos de pequeños productores de algunos municipios de los departamentos de Choluteca y Valle, en el sur; El Paraíso, en el oriente; y el sur de Francisco Morazán, en el centro del país centroamericano.

"Se estima que unas 25.000 familias han sido afectadas por la sequía, que les echó a perder sus cosechas", indicó Regalado, quien pese a las pérdidas de los cultivos descartó una hambruna en esas zonas.

Agregó que la escasez de lluvia también afectó la cosecha en algunos municipios del departamento de Comayagua (centro), daño que no precisó, pero reiteró que "no hay hambruna en el país".

Regalado aseguró que pese a que "no hay peligro" de desabastecimiento de granos básicos en el país, es necesario ejecutar "acciones urgentes" para atender las necesidades de los productores que perdieron sus cultivos.

Además, indicó que hay en estudio una estrategia para reducir la vulnerabilidad ante los efectos de la sequía recurrente en esas zonas del país, que todos los años tienen problemas de escasez de alimentos.

Ante tal situación, el Gobierno que preside Porfirio Lobo, con apoyo de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y el Programa Mundial de Alimentos (PMA), ha enviado un paquete especial para auxiliar a las comunidades más afectadas por la sequía en el sur y oriente.

Honduras espera producir para este año 2,5 millones de quintales (46 kilos cada uno) de fríjol, diez millones de maíz blanco y 1,2 millones de quintales de arroz.

El país es autosuficiente en producción de maíz blanco y fríjoles, pero es deficitario en maíz amarillo para la agroindustria y arroz, según Regalado.

El director del Programa Especial para la Seguridad Alimentaria de la FAO (PESA), Germán Flores, dijo a Efe que los municipios de Choluteca, Valle, El Paraíso y el sur de Francisco Morazán "son los más afectados en la producción de granos básicos a consecuencia de la sequía".

Agregó que los productores de algunas zonas de Choluteca y Valle perderán más del 50 % de la producción de maíz y 60 % de fríjol por la falta de agua.

En los municipios del sur de Francisco Morazán las pérdidas rondarán el 45 %, mientras en el sur de El Paraíso el 64 %, indicó el experto, quien también aseguró que en Honduras "no hay hambruna".

Para contrarrestar la pérdida de cultivos, Flores indicó que es necesario que los productores, con ayuda del Gobierno, adopten buenas prácticas amigables con el ambiente.

El experto de la FAO aseveró que "es urgente" que el Gobierno promueva políticas y leyes que ayuden a que los productores adopten buenas prácticas en las cosechas.

Además señaló que una "política indiscriminada de regalar alimentos, solamente desincentiva la adopción de las buenas prácticas y promueve mendicidad y migración hacia los centros urbanos".

La FAO promueve el huerto familiar en los departamentos de Choluteca, Valle, El Paraíso, Francisco Morazán, La Paz, Lempira, Santa Bárbara y Yoro, que abarcan regiones del sur, oriente, centro, occidente y norte de Honduras.