Los peruanos recuerdan mañana el 20 aniversario de la captura de Abimael Guzmán, el fundador y líder de Sendero Luminoso, un hecho que desactivó la mayor parte del accionar de ese grupo terrorista, que actualmente mantiene solo algunos remanentes en la selva del país.

La detención de Guzmán, hecha por el Grupo Especial de Inteligencia (GEIN) de la Policía, fue calificada como "la captura del siglo" por la trascendencia que tuvo, ya que junto a él cayeron casi todos los miembros de la cúpula senderista.

En conmemoración de este hecho, el Congreso de la República condecoró hoy a los 82 policías que participaron en la operación, en una ceremonia a la que asistió el ministro del Interior, Wilfredo Pedraza.

"El GEIN hizo historia, y esa historia se debe recordar para toda la vida", afirmó Pedraza, quien recordó que el exasesor presidencial Vladimiro Montesinos impidió el ascenso de algunos de los policías del grupo especial, que actuó alejado de la influencia del Servicio de Inteligencia Nacional (SIN).

Pedraza anunció, al respecto, que el gobierno de Ollanta Humala iba "a subsanar algunos errores y omisiones" que se cometieron contra estos policías.

El GEIN, al mando de los por entonces mayores Benedicto Jiménez y Marco Miyashiro, trabajó de forma independiente de las demás fuerzas de seguridad que estaban tras los pasos de los cabecillas terroristas e incluso desobedeció directivas de altos mandos que les pedían abandonar su misión.

Tras una paciente labor en la que los agentes se disfrazaban de parejas de enamorados, recogedores de basura, heladeros o locos, el GEIN dio con la casa en la que vivía Guzmán en un distrito de clase media de Lima y lo capturó un 12 de septiembre de 1992 junto a su pareja, Elena Iparraguirre, y a otros miembros de la cúpula senderista.

El presidente de ese entonces, Alberto Fujimori (1990-2000), no estaba enterado de la operación secreta y se encontraba pescando en la selva del país cuando se dio la captura.

Guzmán fue presentado días después ante los periodistas vestido con un traje a rayas blancas y negras, una indumentaria que no utilizan los presos en Perú, y en una jaula desde la cual lanzó algunas consignas a favor del grupo armado.

Tiempo después, fue condenado por un tribunal militar a cadena perpetua, una sentencia que fue ratificada en 2003 por un juzgado civil, y fue recluido en el penal de máxima seguridad de la Base Naval del puerto del Callao.

Ya en 1993, Guzmán, conocido por sus seguidores como "presidente Gonzalo", había anunciado desde prisión un alto al fuego y propuesto un acuerdo de paz al Gobierno, un hecho que fue considerado como una traición por una facción de Sendero Luminoso que hasta hoy opera aliada con el narcotráfico en la zona del Valle de los ríos Apurímac, Ene y Mantaro (VRAEM).

El general de la Policía Guillermo Bonilla, que integró el GEIN, declaró el lunes que las autoridades peruanas combatieron a Sendero Luminoso con una estrategia militar pero descuidaron el campo político, lo que ha permitido que hoy existan agrupaciones como el Movimiento por Amnistía y Derechos Fundamentales (Movadef), que persigue la amnistía para Guzmán y sus seguidores.

"La amnistía es otra de sus estratagemas para llegar al poder", alertó Bonilla, en concordancia con la posición del Gobierno de Humala, que ha planteado al Congreso la aprobación de una ley que sancione a todos los que nieguen los actos de terror de Sendero.

Según el informe que presentó la Comisión de la Verdad y Reconciliación (CVR) en 2003, la guerra interna que afrontó el país entre 1980 y 2000 dejó casi 70.000 víctimas, entre fallecidos y desaparecidos.

Estas cifras han sido criticadas con sectores vinculados con las fuerzas armadas y por los representantes del fujimorismo, que han pedido que se revisen las conclusiones del informe, ya que consideran que equipara el accionar de los terroristas con el de los militares.

Enrique Bernales, un exintegrante de la CVR, salió en defensa de este trabajo y remarcó que en el informe "existen como tres conclusiones que dicen con toda claridad el carácter terrorista de Sendero Luminoso".

"Admitirles condiciones de partido democrático no, porque son una banda de asesinos", enfatizó.