Neymar anotó tres goles y la selección nacional de Brasil aplastó a China 8-0 el lunes, recuperándose de una deslucida victoria sobre Sudáfrica y aliviando las presiones sobre el técnico Mano Menezes.

Neymar, que estuvo entre los abucheados hace tres días luego de la pobre actuación contra los sudafricanos, anotó a los minutos 26, 54 y 60 en el estadio Arruda en la ciudad nororiental de Recife.

Ramires abrió la pizarra a los 22 minutos, Lucas añadió otro a los 48 y Hulk el suyo tres minutos más tarde. Brasil añadió a la cuanta por autogol del zaguero chino Liu Jianye a los 71 minutos y Oscar sello el triunfo de penal a los 75.

El viernes, Brasil venció a Sudáfrica 1-0 en Sao Paulo, con gran descontento de los hinchas, que abuchearon a Menezes cada vez que salía a hacer substituciones o dar instrucciones a sus jugadores.

Las presiones para que renuncie el técnico habían aumentado significativamente el mes pasado luego que no consiguiese guiar a Brasil al oro en las Olimpiadas pese a un equipo cargado con la mayoría de sus mejores jugadores.

Después del triunfo del lunes, la muchedumbre de 30.000 hinchas en el Arruda aplaudió a la selección nacional, e incluso Menezes fue celebrado.

Fue la primera vez que Brasil gana por más de cuatro goles desde que Menezes tomó las riendas tras la Copa del Mundo del 2010.