El exfutbolista y periodista deportivo Sergio Livingstone, considerado el mejor portero chileno de todos los tiempos y una verdadera leyenda de este deporte en su país, murió este martes, a los 92 años, informaron sus familiares y compañeros de trabajo.

Apodado 'Sapo' por su gran agilidad en la portería, Livingstone se mantuvo activo hasta sus últimos días, aunque tras conducir desde Santiago la transmisión de los JJ.OO. de Londres para la red pública de la televisión chilena (TVN), quedó agotado y, a regañadientes, había aceptado descansar durante un mes.

Hasta ahora no se ha informado oficialmente de las causas de su muerte y la Asociación Nacional de Fútbol Profesional (ANFP) anunció que en su homenaje se guardará un minuto de silencio antes del inicio del partido que este mismo martes jugarán en Santiago las selecciones de Chile y Colombia, clasificatorio para el Mundial de Brasil 2014.

Nacido el 25 de marzo de 1920, Livinsgtone debutó como futbolista profesional en 1938 en la Universidad Católica y se mantuvo en actividad hasta 1959, cuando se retiró con la camiseta del mismo club.

Internacional desde 1941, Livingstone jugó un total de 52 partidos con la selección de Chile, incluidas seis ediciones de la Copa América y la Copa Mundial de Brasil 1950.

En 1943, en una época en que la salida de futbolistas chilenos al exterior era un acontecimiento extraordinario, el 'Sapo' Livingstone fue fichado por el Rácing Club argentino, del que llegó a ser su capitán, aunque sólo permaneció una temporada en la Academia, pues decidió regresar a Chile, "por amor", según reveló horas después.

Una vez retirado del fútbol, inició una carrera periodística que se prolongó hasta los pasados Juegos Olímpicos de Londres, principalmente en radio y televisión, en la que destacó por su rigor profesional, su buena relación con el público y con sus compañeros de trabajo.

En ese contexto, protagonizó centenares de anécdotas, como corregir en plena transmisión a un entrenador que en pleno partido gritaba "apreta, apreta" a un defensa y su voz se filtró por los micrófonos. "Aprieta, querrá decir", espetó Livingstone desde la cabina de transmisión.

El mismo rigor tenía con sus subordinados: "Sexto gol de (Marcelo) Barticciotto", anunció un informador estadístico hace algunos años. "¿Seis?, son siete, replicó Livingstone", que a renglón seguido recitó, en detalle, cada uno de los goles anotados por del delantero argentino del Colo Colo.

En la actualidad, una tribuna del estadio San Carlos de Apoquindo, de la Universidad Católica, y la sala de prensa de Juan Pinto Durán, el cuartel general de las selecciones de Chile, llevan su nombre.