La agencia de calificación Moody's advirtió hoy que rebajará en un escalón la nota de la deuda soberana de Estados Unidos, a la que hasta ahora otorga la matrícula de honor o "Aaa", si el Congreso de este país no logra un acuerdo sobre el presupuesto para 2013 que evite el llamado "abismo fiscal".

"Si las negociaciones concluyen en políticas específicas que produzcan una estabilización y una tendencia a la baja del ratio de deuda federal sobre el producto interior bruto (PIB) en el medio plazo, la calificación probablemente se mantendrá y su perspectiva volverá a ser estable", dijo la calificadora en un comunicado.

Pero si las conversaciones sobre los próximos presupuestos "no logran acordar ese tipo de políticas", Moody's alertó de que puede degradar la nota sobre la deuda soberana estadounidense, "probablemente hasta Aa1", un escalón por debajo de la máxima calificación de Aaa.

Moody's, que el año pasado rebajó a "negativa" la perspectiva de la nota de EE.UU., aseguró que el mantenimiento de su matrícula de honor hasta 2014 es "poco probable", puesto que el único escenario en el que lo hará será "si el método adoptado para lograr la estabilización de la deuda supusiera un amplio e inmediato choque fiscal".

Esto ocurriría con el llamado "abismo fiscal" que puede afrontar EE.UU. a partir de enero si el Congreso no logra consensuar una prórroga de los recortes tributarios promulgados durante la presidencia de George W. Bush y de los impuestos sobre las nóminas, además de los recortes fiscales de 1,2 billones de dólares en la próxima década para reducir el déficit.

Pero incluso de ponerse en marcha esos métodos automáticos, que Moody's asegura que provocarían inestabilidad en la economía, la agencia asegura que "necesitaría pruebas de que la economía se puede reponer de esa sacudida antes de considerar devolverle la perspectiva 'estable'".

Según la Oficina de Presupuesto del Congreso, EE.UU. puede entrar en una recesión que elevaría el índice de desempleo a alrededor del 9 % en la segunda mitad de 2013 (en la actualidad se sitúa en el 8,1 %) si es que el país se precipita a ese llamado "abismo fiscal".

El pasado 4 de septiembre, la deuda estadounidense superó por primera vez la barrera de los 16 billones de dólares y su camino ascendente llevará a que sea equivalente a algo más del 110 % del PIB en 2013, según estimaciones del Fondo Monetario Internacional (FMI).

En agosto de 2011, la agencia de calificación Standard & Poor's rebajó por primera vez en la historia la máxima nota sobre la deuda de EE.UU., desde "AAA" hasta "AA+", al tiempo que Fitch la ha mantenido en la matrícula de honor al igual que Moody's, pero también con perspectiva "negativa".