La Organización de Naciones Unidas (ONU) se solidarizó hoy con Costa Rica por el terremoto de magnitud 7,6 grados de magnitud en la escala de Richter ocurrido el pasado miércoles y que dejó daños materiales moderados en la costa del Pacífico del país.

"Quiero trasmitirles en mi nombre y en el nombre del Secretario General de la ONU, Ban Ki-moon, un saludo de afecto y solidaridad tras el fuerte terremoto del pasado miércoles", dijo la directora de ONU Mujer, la chilena Michelle Bachelet, antes de iniciar un discurso sobre la violencia de género.

La chilena cumple hoy el segundo y último día de una visita a Costa Rica en la que inauguró un programa de la ONU llamado "Ciudades Seguras para todos y todas" y en la que se reunió con la presidenta costarricense, Laura Chinchilla.

"Entiendo bien la inquietud y dolor que provocan estas situaciones, pero también sé que los costarricenses le han hecho frente con coraje, fuerza y un profundo amor por su país", manifestó la expresidenta chilena.

Bachelet, quien durante su mandato presidencial en Chile sufrió un terremoto que devastó parte de su país en 2010, destacó "la rápida respuesta" y el "empeño y preocupación por atender a los afectados" por parte del Gobierno de Chinchilla.

El terremoto de magnitud 7,6 del pasado miércoles tuvo su epicentro en la costa del Pacífico norte de Costa Rica y causó daños moderados en unas 200 viviendas, edificios públicos, escuelas y en un hospital, pero no dejó personas heridas.

La única víctima mortal que podría ser asociada al temblor es una mujer de 55 años que falleció de un paro cardíaco.

Las autoridades aún no cuantifican a cuánto ascienden los daños. Únicamente el Ministerio de Educación Pública calculó en unos 6 millones de dólares las afectaciones en centros educativos.