La Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (Cicig) celebró hoy cinco años de operaciones, con la renovación de su compromiso con la justicia y la convicción de que "falta mucho" para derrotar a los grupos delictivos incrustados en el Estado.

El fiscal costarricense Francisco Dall'Anese, jefe de ese organismo de las Naciones Unidas, dijo en un acto oficial que la participación de la Cicig ha sido "crucial" en Guatemala para hacer frente a la impunidad que agobia a este país, pero también reconoció que aún "falta mucho" camino por recorrer.

La Cicig es una instancia de la ONU que opera en Guatemala desde septiembre de 2007, para colaborar con el Gobierno en el combate a las mafias y grupos del crimen organizado que se han infiltrado en el Estado.

Funciona con recursos financieros aportados por la comunidad internacional y su mandato inicial de dos años, que concluyó en septiembre de 2009, ha sido prorrogado a petición del Gobierno guatemalteco en dos ocasiones.

Dall'Anase presentó en la sede del Ministerio Público un informe sobre los logros y avances obtenidos por la Cicig durante los cinco años que cumplió este martes, acto al cual acudió el presidente guatemalteco, Otto Pérez Molina y la fiscal general, Claudia Paz y Paz.

"La Cicig es una fuerza multinacional de justicia, cuyo objetivo en Guatemala es procurar un cambio positivo en las instituciones para reducir la impunidad. Profesionales de 23 naciones componen nuestro equipo de trabajo y cada uno de ellos asumió su compromiso con la justicia en el entendido que esta no considera fronteras sino seres humanos", señaló Dall'Anese.

Durante los 60 meses que lleva en el país, detalló el comisionado, la Cicig ha recibido 2.361 denuncias de hechos delictivos relacionados con estructuras criminales y ha iniciado 289 investigaciones de las cuales 55 se mantienen en curso.

Además, precisó, ha participado en 21 procesos judiciales como acusadores de supuestos integrantes de grupos clandestinos y ha logrado 17 sentencias en las que 70 personas han sido condenadas.

También, agregó, ha investigado y procesados a diversos funcionarios públicos, en su mayoría agentes policiales que han participado en crímenes y fomentado la impunidad desde el Estado.

La semana pasada la vicepresidenta del país, Roxana Baldetti, viajó a la sede de las Naciones Unidas, en Nueva York (EE.UU.) para pedir una nueva ampliación del mandato de esa comisión por dos años más a partir de septiembre de 2013, cuando concluya su tercer período consecutivo.

Por su parte, Pérez Molina agradeció el "incondicional y valioso apoyo" que la Cicig ha dado al fortalecimiento de la justicia y la lucha contra la impunidad en el país.

Coincidió con Dall'Anese en que "falta mucho" camino por recorrer para desterrar la impunidad, pero confió en que con el apoyo de la Cicig y la "buena coordinación" que se ha alcanzado entre las instituciones del Estado encargadas de la seguridad y la justicia, se avanzará.