El Fondo Monetario Internacional (FMI) elevó hoy sus previsiones de crecimiento para Chile en 2012 hasta el 4,7 % y mantuvo las de 2013 en el 4,5 %, en un informe en el que elogió la "hábil gestión económica" de las autoridades chilenas.

El Fondo había previsto en la última actualización en julio de su informe Perspectivas Económicas Globales un crecimiento de la economía chilena del 4,3 % para este año y de un 4,5 % para el próximo.

Precisamente hoy expertos consultados por el Banco Central de Chile aumentaron una décima, hasta el 5,0 %, su previsión de crecimiento del producto interior bruto (PIB) de Chile en 2012, aunque rebajaron dos décimas la previsión para 2013, hasta un 4,5 %.

El FMI justifica la expansión económica chilena por el "excepcional dinamismo de la demanda interna".

Destaca, además, que las presiones "sobre los precios han cedido en los meses recientes a medida que han bajado los precios de los alimentos y de la energía, y las expectativas de inflación permanecen bien ancladas".

El documento del FMI, conocido como artículo IV y en el que se revisa anualmente la economía del país suramericano, pronostica una inflación del 2,6 % al final del 2012 y del 3,0 % al término del 2013.

Asimismo, destaca que "la tasa de desempleo se encuentra en un mínimo histórico, como resultado de lo cual los salarios experimentan un fuerte crecimiento".

Según los cálculos del organismo internacional, la tasa de desempleo en Chile será del 6,6 % en 2012 y del 6,9 % en 2013.

Pese al buen desempeño económico, el Directorio Ejecutivo del Fondo subrayó que "persisten riesgos a la baja, derivados de la incertidumbre mundial y de la vulnerabilidad de Chile a los impactos de precios de las materias primas".

En este sentido, "respaldaron los planes del gobierno de reducir el déficit presupuestario estructural al 1 por ciento del PIB para el 2014".

"Los nuevos compromisos de gasto, incluidos los relacionados con el aumento del gasto social, deben ir acompañados de correspondientes aumentos permanentes de los ingresos", explicó el FMI.

Por ello, los miembros del Directorio Ejecutivo valoraron la reforma tributaria puesta en marcha para "financiar el gasto en educación" como "una decisión acertada".

Finalmente, señalaron que "las metas de inflación y flexibilidad cambiaria han dado buenos resultados en Chile" y "coincidieron en que la actual orientación neutra de la política monetaria es adecuada, pero que debería seguir respondiendo a la evolución de las condiciones económicas".