En su intento por obtener un lucrativo nuevo contrato con los Ravens de Baltimore, Joe Flacco podría no necesitar hacer más que dejar que su desempeño hable por sí mismo.

O bien, podría dejar que el entrenador John Harbaugh hable en su nombre.

Después de que Flacco humilló a Cincinnati con 299 yardas en pases y dos touchdowns en una victoria de 44-13 el lunes por la noche, el entrenador de Baltimore se sintió obligado a intervenir en las negociaciones entre el equipo y su quarterback.

"Páguenle lo que pida. Sólo páguenle", dijo Harbaugh.

Flacco se encuentra en la última temporada de un contrato por cinco años y 12 millones de dólares que firmó como novato.

Es el primer quarterback en la historia de la NFL que alcanza la postemporada en cada una de sus primeras cuatro campañas, y dada la precisión que mostró frente a los Bengals y la manera en que Baltimore se enfiló a la victoria, no hay razón para creer que Flacco y los Ravens no llegarán a los playoffs por quinto año consecutivo.

Su nivel de excelencia es incuestionable.

"Aterradoramente bueno. Esa es probablemente la palabra correcta", dijo Harbaugh. "Todos nuestros entrenadores, la organización, sabemos lo que tenemos en él. Ha ganado muchos partidos. Joe Flacco va a ser un grandioso jugador. Joe Flacco es un grandioso jugador. Joe Flacco ha sido un grandioso jugador".

Flacco condujo el nuevo ataque de Baltimore, en el que arma las jugadores sin reunir primero a sus compañeros, con sorprendente precisión, empezando con un pase completo de 52 yardas a Torrey Smith en la primera jugada ofensiva del partido. Después, entre dos defensores, lanzó una espiral exacta a Anquan Boldin en la zona de anotación.

Con Flacco guiando la ofensiva, los Ravens sumaron 430 yardas, despejaron sólo dos veces y no perdieron el balón.

Baltimore visita Filadelfia el domingo.