La esposa del estadounidense Alan Gross dijo el martes que acaba de regresar de un viaje a Cuba para visitar a su esposo encarcelado y que teme que no sobreviva a la condena a prisión que cumple en la isla.

"Me sentí desolada frente a su apariencia", expresó Judy Gross en un comunicado distribuido el martes y en el cual se menciona que la mujer estuvo en la isla durante cuatro días.

Gross, de 63 años, fue arrestado en diciembre de 2009 mientras trabajaba para un subcontratista del gobierno estadounidense dentro de un programa que según Washington busca fomentar la democracia en la nación caribeña.

Sin embargo, para el gobierno cubano se trata de una muestra más de las intenciones de Estados Unidos de continuar inmiscuyéndose en sus asuntos internos y reforzar su política para presionar cambios.

El estadounidense fue condenado por un tribunal cubano a 15 años de prisión bajo cargos de realizar acciones en contra de la independencia o la integridad del Estado.

Gross ingresó varias veces a la isla con visa de turista con equipamiento satelital de uso restringido en Cuba y aseguró que era inocente de las imputaciones pues sólo buscaba ofrecer acceso a internet a la comunidad judía local.

Judy Gross le pidió al presidente Raúl Castro que libere a su esposo dado su deteriorado estado de salud.

"Le ruego al Presidente Castro, como un esposo y padre él mismo, poner fin a nuestra angustia y permitir que Alan regrese a su familia cariñosa, incluso su madre moribunda", expresó. La mujer agregó en el comunicado que su esposo ha desarrollado una artritis degenerativa y tiene una masa extraña en su omóplato derecho, además de haber perdido 47 kilos.

Paralelamente el comunicado indicó que la defensa del contratista había recurrido al Grupo de Trabajo sobre Detenciones Arbitrarias de las Naciones Unidas.

"La detención de Alan es una violación flagrante del derecho internacional", señaló Jared Genser, su abogado, quien pidió al órgano multilateral que declare fuera de derecho el encarcelamiento de su cliente.

El caso generó una tensión adicional a las ya tirantes relaciones entre Cuba y Estados Unidos, que exigió la liberación inmediata de Gross.

-----

La corresponsal de The Associated Press Jessica Gresko en Washington contribuyó con este reporte.

-----

Andrea Rodríguez está en Twitter como: www.twitter.com/ARodriguezAP