Las autoridades de EE.UU. anunciaron hoy que premiarán con 104 millones de dólares a un ex directivo del banco suizo UBS que se convirtió en informante para destapar una trama fraudulenta que evitaba que los clientes estadounidenses de la entidad pagaran impuestos en el país.

El Servicio de Rentas Internas (IRS), que depende del Gobierno estadounidense, justificó hoy la suma de dinero porque "el estatus de informante proporciona una valiosa herramienta para combatir el incumplimiento tributario" y comprometerse con la ley, según un comunicado.

La portavoz del IRS Michelle Eldridge confirmó que el ex directivo del banco suizo UBS Bradley Birkenfeld recibió la suma de 104 millones de dólares como compensación por su cooperación con las autoridades estadounidenses.

De hecho, el ex directivo fue condenado en 2009 a cuarenta meses de prisión por participar en el fraude, que incluyó la apertura de cuentas secretas en el extranjero a clientes estadounidenses para evitar que pagaran impuestos en el país.

El acusado explicó en su día a las autoridades que el banco quiso atraer a estadounidenses con grandes patrimonios, de los que llegó a gestionar 20.000 millones de sus activos y les ayudó a evitar las obligaciones impuestas por el Servicio de Rentas Internas, la agencia recaudadora de impuestos de Estados Unidos.

Bradley Birkenfeld, convertido en el principal testigo de la Fiscalía, se declaró culpable en junio del 2008 tras lograr un acuerdo con los fiscales federales a cambio de obtener una condena menor.

Birkenfeld reconoció que ayudó a clientes estadounidenses del UBS a eludir el pago de los tributos al Servicio de Rentas Internas.

Por su parte, el UBS alcanzó un pacto con las autoridades en 2009 mediante el cual el banco suizo accedió a pagar 780 millones de dólares y a entregar los nombres de unos 300 clientes con cuentas secretas para evitar un juicio por haber ayudado a ciudadanos estadounidenses a eludir impuestos.

Los abogados de Birkenfeld creen que la recompensa a su cliente es la más alta que se ha llegado a dar a un informante, según informaron hoy los medios estadounidenses.

La legislación que regula las compensaciones a informantes en EE.UU. marca que las indemnizaciones pueden alcanzar hasta el 30 % del dinero recuperado por el Gobierno en las tramas de mayor envergadura.

No obstante, Birkinfield deberá descontar de ese dinero, que está sujeto al pago de impuestos, los honorarios de sus abogados.