El dueño de los Mavericks de Dallas, Mark Cuban, hizo sus primeros comentarios sobre las adquisiciones que los equipos de la NBA han realizado durante el descanso veraniego y cuestionó que los Lakers de Los Ángeles tengan asegurado el título con la llegada de Steve Nash y Dwight Howard.

En la presentación de los nuevos jugadores que han conseguido los Mavericks, Cuban argumentó que los Lakers ya habían hecho antes ese tipo de contrataciones con el base Gary Payton y el ala-pívot Karl Malon y junto a Shaquille O'Neal y Kobe Bryant no pudieron conseguir ningún título.

"Que yo sepa los títulos de liga no se ganan en septiembre y además tampoco estoy muy convencido que todos los jugadores que han conseguido los Lakers desean estar allí", declaró Cuban en la presentación a la prensa del ala-pívot Elton Brand, el escolta O.J. Mayo, el pívot Chris Kaman, el base Darren Collison y alero Dahntay Jones como nuevos jugadores de los Mavericks.

Cuban se refería a que el pívot Howard, traspasado por los Magic de Orlando, todavía no ha firmado con los Lakers un contrato y que cuando concluya la temporada del 2012-13 podrá ser agente libre.

"Se necesita tiempo para que haya química dentro del equipo y va a ser interesante ver lo que sucede en Los Ángeles", valoró Cuban, que reconoció el gran equipo que sobre el papel tienen los Lakers con la llegada de Nash y Howard para unirse al ala-pívot español Pau Gasol y Bryant.

Cuban recordó que fueron los Mavericks los que barrieron a los Lakers cuando el equipo angelino tenía a los mismos jugadores con los habían conseguido la temporada anterior el título de liga.

"Nadie apostaba por nosotros y demostramos que los equipos que sobre el papel son los ganadores en septiembre por lo que han conseguido durante el verano, luego en la competición regular todo es diferente", argumentó Cuban. "Si las lesiones nos respetan creo que tendremos un gran equipo y si llegamos a la fase final todo puede suceder".

Cuban reconoció que su equipo no fue ganador durante el verano porque no pudo conseguir al jugador que realmente querían como era el base Deron Williams, que al final decidió continuar con los Nets de Brooklyn al firmar un contrato por 98 millones de dólares y cinco temporadas.

Los Nets también adquirieron al escolta All-Star Joe Johnson de los Hawks de Atlanta, y renovaron los contratos al alero Gerald Wallace, al pívot cubano americano Brook López y al ala-pívot Kris Humphries.

Los Mavericks no sólo no consiguieron la llegada de Williams, que se crió en Dallas, sino que además se quedaron también sin el escolta, sexto jugador del equipo, Jason Terry, que firmó con los Celtics de Boston.

"Nunca me ha preocupado lo que han hecho el resto de los equipos sobre el papel", admitió Cuban, que defendió la gestión que ha hecho su equipo, que es mejor sin haber fichado a Williams con un contrato que les hubiese comido todo el dinero libre que ahora tienen dentro del tope salarial. "Nuestra gestión ha sido muy buena, ahora veremos que sucede sobre el campo".

Cuban dijo que los Mavericks se han colocado en una posición en la que no sólo pueden hacer cosas "interesantes" sino que les ha permitido conseguir a jugadores claves de cara al futuro.

"Podemos mantener una plantilla muy equilibrada que va a crecer en el futuro y ese el objetivo que nos hemos propuesto", señaló Cuban. "Tengo que repetir otra vez, los Lakers harán lo que les corresponda, lo mismo que los Nets y el resto de los equipos, pero de lo que si estoy convencido es que nosotros vamos a estar en una excelente posición".

Mientras, desde Nueva York, Williams, en su primera reunión con los periodista, reconoció que no fue fácil la decisión de quedarse con los Nets o irse con los Mavericks.

"Tuve mucha indecisión hasta que al final pensé que la continuidad con los Nets era lo mejor, en todos los sentidos", admitió Williams, que también adelantó sus intenciones de seguir con el equipo nacional de Estados Unidos para estar en el próximo Campeonato del Mundo a disputarse en España.