La Corte de Apelaciones de Santiago confirmó el martes el cierre de la investigación judicial por la muerte durante el golpe militar del 11 de septiembre de 1973 del presidente Salvador Allende y confirmó así que el mandatario se quitó la vida para evitar caer en manos de los militares golpistas encabezados por Augusto Pinochet.

La tercera sala del tribunal en fallo unánime confirmó la resolución en diciembre del año pasado del cierre del caso por parte del magistrado Mario Carroza, tras pericias forenses que incluyeron una nueva autopsia al mandatario en la que participaron expertos extranjeros.

Un abogado en representación de un movimiento socialista había solicitado nuevas diligencias, las que fueron rechazadas y se confirmó así el cierre definitivo de la investigación.

Allende decidió quitarse la vida con una subametralladora que le había regalado su amigo, el entonces gobernante cubano Fidel Castro, cuando la resistencia que encabezó con un pequeño grupo de partidarios se hizo insostenible y el palacio de gobierno de La Moneda ardía en llamas producto del bombardeo aéreo.