Decenas de miles se manifestaron el martes en Barcelona a favor de una Cataluña independiente de España, una postura que cobró un mayor auge debido a la crisis económica y la acusación de las autoridades locales de que pagan demasiados impuestos a Madrid y reciben poco a cambio.

La marcha, coloreada por el rojo y amarillo de la bandera catalana, recorrió el centro de la ciudad bajo el lema "Cataluña: Nuevo Estado de Europa" y fue organizada por diversas plataformas independentistas con motivo de la llamada Diada, fiesta local de Cataluña que se celebra cada 11 de septiembre.

La concentración tuvo lugar en un momento muy delicado económicamente para la región, que en agosto se vio obligada a solicitar una ayuda de 5.023 millones de euros (6.300 millones de dólares) a Madrid, porque no dispone de dinero para pagar sus facturas.

Cataluña es la más endeudada de las 17 comunidades autónomas del país ibérico. Su volumen de deuda supone casi el 30% de los 145.000 millones de euros (181.950 millones de dólares) que debían el conjunto de las 17 comunidades en el primer trimestre del 2012, según las últimas cifras del Banco de España.

Cataluña, con 7,5 millones de habitantes, es una de las regiones de España con mayor sentimiento nacionalista de pertenencia a un territorio independiente. Posee un idioma autóctono, el catalán, y goza de un amplio autogobierno.

El presidente del gobierno regional, el nacionalista Artur Más, no acudió a la manifestación, pero dijo compartir los motivos que la inspiran.

Una de las reivindicaciones catalanas, avivadas con la crisis, es disponer de una Hacienda propia que le permita gestionar y recaudar sus propios impuestos independientemente del resto del país ibérico.

Más, que se reunirá con el presidente español Mariano Rajoy el 20 de septiembre, insinuó que si Madrid no se aviene a negociar ese pacto, el camino hacia la independencia es posible.

"Si no alcanzamos el pacto fiscal, el camino hacia la libertad está abierto", aseguró Más.

Horas antes de la manifestación, Rajoy evitó valorar la marcha y recordó que la principal tarea del país en su conjunto es superar la crisis económica, crecer y crear empleo.

"Si en algún momento de la historia reciente de España es fundamental que trabajemos juntos con un objetivo que es mejorar la prosperidad y el bienestar de los ciudadanos, crear empleo, afrontar esta crisis y darle solución, me parece que ese momento es el de ahora", afirmó Rajoy. "Me gustaría que todo el mundo lo tuviera claro y nos concentráramos en lo que es importante".