En el noreste japonés 2.846 personas siguen desaparecidas a día de hoy, cuando se cumple un año y medio desde que el terremoto y el tsunami del 11 de marzo 2011 golpearon la región y dejaron 15.870 muertos, además de provocar el peor accidente nuclear desde 1986.

La búsqueda de desaparecidos persiste, y hoy tanto la policía como la Guardia Costera en las tres provincias más afectadas por el desastre (Iwate, Miyagi y Fukushima) han movilizado a unos 800 efectivos para llevar a cabo estas tareas, informó la agencia Kyodo.

Por provincias, 1.205 personas siguen desaparecidas en Iwate, 1.426 en Miyagi, 211 en Fukushima, 2 en Chiba, 1 en Ibaraki y otra en Aomori, según los datos actualizados de la Agencia Nacional de Policía japonesa.

Algunos municipios tienen previsto celebrar hoy ceremoniales en la costa, en los que se guardará un minuto de silencio a las 14.46 hora local (5.46 GMT), la hora a la que el terremoto golpeó la región el 11 de marzo de 2011.

Además, según datos publicados hoy por el Gobierno, unas 343.000 personas siguen obligadas a vivir en unas 136.000 viviendas temporales, muchas de las cuales han sido construidas específicamente para ellos con materiales prefabricados.

Aunque en muchas localidades de la costa noreste del país ya han arrancado proyectos para construir casas en terrenos más elevados para los desplazados, la provincia de Fukushima, afectada por el accidente en la central nuclear, ha visto mucho menos progreso en este sentido.

La pérdida de población es uno de los mayores problemas a los que se enfrentan estas tres provincias tras la tragedia, ya que según datos de agosto de la Agencia de Reconstrucción, 71.000 personas han optado por mudarse de la región desde marzo de 2011, y la inmensa mayoría de ellas (61.000) residía en Fukushima.

El accidente provocado por el terremoto y el tsunami del 11 de marzo de 2011 en la planta de Fukushima, el peor desde el de Chernóbil en 1986, mantiene desplazadas a más de 52.000 personas de esta provincia y ha afectado gravemente a la agricultura, la ganadería y la pesca local.