En Brasil, no hay mejor manera de apaciguar a los hinchas descontentos que con una avalancha de goles. Eso explica por qué una paliza a China fue justo lo que el equipo necesitaba para aumentar la autoconfianza y reconquistar a sus hinchas.

Brasil venció en casa a China por 8-0 en un amistoso el lunes. Los jugadores abandonaron el campo entre aplausos de los aficionados, apenas tres días después de haber oído fuertes abucheos por su poco impresionante victoria de 1-0 sobre Sudáfrica, un resultado que aumentó la presión sobre el entrenador Mano Menezes.

El entrenador dijo que los abucheos de los aficionados en Sao Paulo molestaron a los jugadores, lo que les dio una motivación adicional para que se esforzaran más y obtuvieran una victoria aplastante contra China en Recife.

"Llegamos a este partido con furia positiva", dijo Menezes. "Se necesita algo de eso para ser un equipo ganador. Teníamos que transformar eso en una energía positiva y lo hicimos. Respondimos jugando bien al fútbol".

"Hemos recibido algunas críticas justas en los últimos días. Sabíamos que podíamos hacerlo mejor y eso es lo que hicimos", agregó.

Menezes y los jugadores admitieron que China no les supuso una amenaza importante y que no les creó grandes dificultades, pero dijeron que la victoria convincente les ayudó a demostrar a sus partidarios que pueden confiar en la selección nacional.

"Sabíamos que China no era muy fuerte, pero lo que importaba más fue la forma en la que jugamos, nuestra actitud", dijo Neymar, uno de los jugadores más abucheados en el partido contra Sudáfrica. "Así es como debemos jugar siempre, tomando el control del partido desde el principio".

Neymar anotó tres veces el lunes, a lo que se sumaron goles de Ramires, Lucas, Oscar y Hulk. El defensa chino Liu Jianye cometió un autogol.

Daniel Alves, uno de los jugadores que lamentó las críticas de los aficionados en Sao Paulo, dijo que si Brasil sigue jugando bien seguirá contando con el apoyo de las gradas.

"El ejemplo tiene que venir de nosotros", dijo el también lateral derecho del Barcelona. "Somos quienes jugamos para el equipo nacional en estos momentos, tenemos que responder positivamente a las críticas jugando bien, como lo hicimos contra China".

Brasil está formando su equipo antes de la Copa Confederaciones del año próximo y la Copa Mundial que jugará como local.

El resultado abultado ayudó a aliviar las críticas sobre Menezes antes de los próximos partidos contra Argentina, el eterno rival sudamericano de Brasil.