Brasil anunció el martes un paquete de medidas para reducir el costo de la electricidad para todos los usuarios, en una nueva acción para estimular la economía en tiempos de crisis financiera global.

La presidenta Dilma Rousseff reveló que las medidas, que entrarán en vigor en 2013, incluirán una reducción de 16,2% en la cuenta eléctrica residencial, y de 19% a 28% en el costo de la electricidad para empresas.

"Vamos a hacer la mayor reducción en las tarifas eléctricas que se tenga noticia en este país hasta ahora y va a beneficiar a todos los usuarios sin excepción", dijo Rousseff en una ceremonia con autoridades y empresarios del sector energético. "Vamos a reducir el costo sin alterar en nada el abastecimiento de electricidad para el usuario".

Aseguró que el gobierno será riguroso a la hora de garantizar que las empresas involucradas en la generación, transmisión y distribución de energía cumplan su papel y que castigará a las que incurran en fallas.

El ministro de Minas y Energía, Edison Lobao, dijo que la reducción en las tarifas se hará posible gracias a los cortes en algunas tarifas incluidas en la factura eléctrica, como el cargo de compra de combustible, que financia la adquisición de combustibles usados en la generación de energía térmica.

Otros cargos serán mantenidos, como la tarifa social que permite financiar el programa Luz Para Todos, que lleva energía eléctrica a cerca de 3.000 familias en regiones pobres y remotas del país.

Para compensar la caída en los ingresos, el gobierno aportará 1.650 millones de dólares anuales para financiar el sector eléctrico.

La presidenta Dilma Rousseff justificó la inversión pública en el sector como una forma de aumentar la competitividad de la economía, golpeada por el impacto de la crisis global.

"La reducción del precio de energía es parte importante de esta nueva fase de crecimiento con intereses bajos, inflación controlada, estímulos a la inversión pública y privada e inversiones en educación y formación profesional. Estamos cambiando las bases de la competitividad de nuestro país", manifestó Rousseff.

Brasil, que dice tener la matriz energética más limpia del mundo con más de 80% basada en fuentes renovables, genera 120.000 megavatios anuales de electricidad y dispone de 122.000 kilómetros de redes de transmisión.

La reducción en los costos eléctricos fue conmemorada por sectores productivos como la Confederación Nacional de la Industria, según la cual la medida reducirá el costo de los productos brasileños y favorecerá a la población.

"La reducción de la tarifa eléctrica es un paso importante para reducir el costo interno, aumentar la competitividad de la industria y favorecer el crecimiento de la economía brasileña", señaló la Comisión en un comunicado.

Destacó que actualmente la industria brasileña paga la cuarta tarifa eléctrica más alta del mundo, con 165 dólares por megavatio/hora, superada sólo por Italia, Turquía y República Checa.

Según la Comisión, el costo de la electricidad en Brasil es el triple del que pagan industriales en Estados Unidos y Canadá, y el doble del que se paga en China, Corea del Sur y Francia.