Tres soldados turcos resultaron muertos y siete heridos en dos incidentes en el sureste de Turquía, informaron hoy los medios turcos.

Según la edición digital del diario "Hürriyet", una patrulla de las fuerzas de seguridad turcas se enfrentó el domingo a un grupo de guerrilleros del Partido de Trabajadores del Kurdistán (PKK) durante una operación en las zonas rurales de Semdinli, un municipio de la provincia de Hakkari, en el extremo sureste de Turquía.

Las primeras informaciones aseguran que dos soldados murieron en el tiroteo y otros siete fueron heridos y trasladados al hospital militar de Hakkari.

La operación de persecución de los guerrilleros continúa hoy con el apoyo de las fuerzas aéreas en esta zona montañosa, fronteriza con Irán e Irak, que ya el mes pasado fue escenario de encarnizados combates.

El mismo domingo, un sargento murió al explotar una mina al paso de un grupo de militares que patrullaban las zonas rurales de Beytüssebap, en la provincia de Sirnak.

El pueblo de Beytüssebap había sido atacado ya por el PKK el pasado 3 de septiembre, enfrentamiento en el que murieron 10 soldados turcos.

Según los datos difundidos por las autoridades, en la operación militar subsiguiente, que todavía continúa con patrullas y ocasionales enfrentamientos, han muerto 30 guerrilleros del PKK.

El PKK tomó las armas en 1984 para luchar por la autodeterminación de los aproximadamente 12 millones de kurdos en Turquía y, desde entonces, más de 45.000 personas han muerto en enfrentamientos y atentados.

Desde hace dos meses, los choques se hacen cada vez más frecuentes y casi todos los ataques tienen como escenario las regiones fronterizas con Irak e Irán.

Pero el PKK aparenta intentar controlar ahora zonas habitadas, en lugar de realizar únicamente ataques de hostigamiento contra las fuerzas de seguridad, y ha llegado a llevar los combates al centro de algunos pueblos en una llamativa demostración de fuerza.