Siete bombas estallaron la pasada madrugada en otros tantos supermercados de Córcega, sin causar daños personales, en lo que los investigadores interpretan como una acción espectacular probablemente de un grupo independentista de la isla francesa.

Las explosiones se produjeron poco antes de la 01.00 local (23.00 GMT) y causaron desperfectos materiales de diferente consideración en los siete establecimientos comerciales, según las fuerzas del orden.

Los artefactos habían sido colocados cerca de las entradas de las tiendas, propiedad de grupos de la gran distribución.

A primera hora de la mañana no había sido reivindicada la autoría de estos atentados.

La emisora de radio "France Info", señaló que los investigadores daban prioridad a la hipótesis de que estos actos los hubieran cometido miembros de una nueva escisión del Frente Nacional de Liberación de Córcega (FNLC), cuya creación se había anunciado hace unas semanas.

Ese nuevo grupúsculo, considerado ideológicamente más a la izquierda que el FNLC clásico, había denunciado la situación económica en Córcega y cargado contra los grandes grupos empresariales que logran fuertes beneficios en la isla, entre los que citaba en particular la compañía de distribución Leclerc, gran afectada por las acciones de la pasada noche.