Al menos once personas, la mayoría mujeres y niños, han muerto y más de 25 están desaparecidas tras hundirse hoy la embarcación que les transportaba en el río Sone, de la norteña provincia india de Bihar, informó la Policía.

Con una capacidad para apenas catorce personas, la embarcación era un ferry que circulaba sobrecargado de pasajeros por el distrito de Bhojpur, declaró a medios indios el superintendente de Policía distrital, S. R. Nayak.

Según Nayak, algunos de los pasajeros lograron llegar nadando hasta la orilla y otros fueron rescatados por los lugareños, aunque todo hace indicar que el balance de víctimas mortales aumentará a medida que avancen las operaciones de rescate.

Las autoridades indias han desplegado en la zona equipos de buceadores para participar en las operaciones, que continuaban a primera hora de la tarde.

El jefe del Gobierno regional de Bihar, Nitish Kumar, ha anunciado una compensación económica de 200.000 rupias -3.600 dólares, 2.800 euros- para cada familia de los fallecidos, como es habitual en casos de accidentes masivos en la India.

Los accidentes de navegación son frecuentes en esta parte del subcontinente indio, plagada de ríos, afluentes y lagunas, a menudo debido a la precaria condición de las embarcaciones y a que éstas sobrepasan el límite permitido de pasajeros, como en este caso.