El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, felicitó hoy a Kosovo por el fin de su independencia tutelada, un "hito histórico" hacia "el lugar que le corresponde en una Europa libre y pacífica", e instó a sus gobernantes a seguir trabajando para resolver las "cuestiones pendientes" con Serbia.

"Damos la bienvenida y apoyamos firmemente" el anuncio de que el llamado Grupo Internacional de Supervisión de Kosovo (GIS), al que pertenecen 25 países occidentales, pondrá fin hoy a la tutela de esa antigua provincia serbia, indicó Obama en un comunicado divulgado por la Casa Blanca.

Kosovo da así un paso más hacia la plena soberanía cuatro años y medio después de haber declarado su independencia en febrero de 2008 en contra de la voluntad de Serbia.

"Con el optimismo, energía y determinación característico de su pueblo, Kosovo ha hecho progresos significativos en la consolidación de los logros de su independencia y en la construcción de las instituciones de un Estado moderno, multiétnico, incluyente y democrático", destacó Obama.

Según el mandatario estadounidense, "hay más trabajo que hacer" para "velar por los principios consagrados en la Declaración de Independencia y la Constitución".

Además, Kosovo "debe seguir participando de manera constructiva con sus vecinos y trabajar de manera constructiva para resolver las cuestiones pendientes, en particular con Serbia", anotó Obama.

A pesar del fin de la tutela, la comunidad internacional permanecerá en Kosovo con una fuerte presencia sobre el terreno, tanto en la esfera militar como civil.

La Fuerza para Kosovo (KFOR), liderada por la OTAN, mantendrá más de 5.000 soldados para garantizar la seguridad, mientras que la Unión Europea (UE) seguirá con su misión civil Eulex hasta mitad de 2014 para dar apoyo a la construcción de un Estado de derecho.

Hasta ahora, 93 países han reconocido la independencia de Kosovo, entre ellos 22 de los 27 de la UE, pero España, Grecia, Chipre, Eslovaquia y Rumanía siguen sin hacerlo.

La falta de consenso sobre la independencia de Kosovo en el seno del Consejo de Seguridad de la ONU, integrado por EE.UU., Rusia, China, Reino Unido y Francia, ha impedido que sea miembro de pleno derecho de Naciones Unidas.