El presidente estadounidense y candidato demócrata a la reelección, Barack Obama, ha aumentado la ventaja sobre su rival republicano, Mitt Romney, en las encuestas y en la recaudación de fondos de campaña durante el mes de agosto, según informes divulgados hoy.

Obama tiene el 49 % de apoyo y Romney el 44 %, según la primera encuesta de opinión de la firma Gallup elaborada después de la Convención Nacional Demócrata en la que se oficializó la candidatura del actual presidente estadounidense.

Gallup entrevistó a 1.045 adultos en todo el país y la encuesta admite un margen de error de menos o más 4 puntos porcentuales.

El sitio de internet RealClearPolitics, que elabora un promedio de los resultados de las mayores encuestas del país incluido Gallup, muestra hoy que, después de un virtual empate entre Romney y Obama antes de las convenciones, el presidente ha subido y su rival ha bajado en el favor del público.

Hasta ayer, en RealClearPolitics, el presidente Obama tenía el apoyo del 47,8 % de los encuestados frente al 46 % de Romney.

Por otra parte, el comité de campaña para la reelección de Obama informó hoy de que esa organización y otras que la respaldan recaudaron el mes pasado 114 millones de dólares, superando por primera vez desde abril la recaudación mensual de Romney.

Fuentes políticas calculan que en agosto la campaña de Romney recaudó unos 111 millones de dólares.

Pero, por tercer mes consecutivo Romney recaudó más de 100 millones de dólares mensuales, con 106 millones en junio y 101 millones de dólares en julio.

La campaña de Obama recaudó 75 millones de dólares en junio y sólo 71 millones de dólares en julio.

Por su parte otra encuesta entre 1.000 votantes realizada por el periódico The Hill, que se especializa en la cobertura del Congreso, y realizada el 6 de septiembre cuando concluía la Convención Demócrata, encontró que uno de los principales argumentos de la campaña de Obama ha ganado terreno.

Tanto el expresidente Bill Clinton, quien postuló oficialmente a Obama, como el presidente Obama han argumentado que la elección del 6 de noviembre no es un plebiscito acerca del desempeño de Obama, sino una ocasión para optar entre Obama y Romney.

El 61% ciento de los encuestados por The Hill opinó que los comicios son más una elección entre Obama y Romney que una consulta popular sobre cómo se ha desempeñado el presidente en la Casa Blanca.

Sólo el 34% de los encuestados dijo que considera la elección como un plebiscito sobre la gestión de Obama.