Decenas de personas han muerto en Pakistán en las últimas horas a causa de las torrenciales lluvias monzónicas que afectan diversas zonas del país desde el sábado, informan hoy medios locales.

El responsable de la Autoridad Nacional de Gestión de Desastres (NDMA), Zafar Iqbal, declaró anoche al diario Express Tribune que las lluvias se han cobrado 69 vidas, la mayoría de ellas en el norte, y que ese número puede incrementarse entre hoy y mañana.

Iqbal, quien añadió que también ha habido decenas de heridos, anunció que se espera fuertes precipitaciones en las próximas 48 horas.

La provincia del Punyab, la más poblada del país y ubicada en el este, ha sido una de las regiones más afectadas, con una veintena de muertos en las áreas cercanas a los grandes ríos que discurren por la zona.

Muchos diques han cedido a la presión del agua y se han anegado importantes superficies de cultivo en la provincia, que aglutina la mayor parte de la producción agrícola de Pakistán.

La localidad punyabí de Khanpur, próxima al río Indo, recibió este fin de semana casi 200 milímetros de precipitaciones, quince veces más que el promedio mensual en esa zona.

Hace dos semanas ya hubo una veintena de fallecidos por lluvias torrenciales y las autoridades tomaron entonces medidas preventivas para prevenir inundaciones masivas en la cuenca del Indo.

Pakistán vivió en 2010 las peores inundaciones de historia tras un monzón extraordinariamente lluvioso que, sumado a un deshielo también especialmente abundante, dio lugar a un caudal fluvial que anegó buena parte del país.

Aquellas inundaciones dejaron más de 20 millones de damnificados y cerca de 2.000 muertos, mientras que el año pasado las consecuencias del monzón se cebaron en la agricultura del sur de Pakistán, donde casi el 75% de los cultivos quedó dañado.