Marruecos y España son víctimas del fenómeno migratorio, dijo hoy en Rabat el ministro delegado marroquí de Asuntos Exteriores, Youssef Amrani, al comentar el reciente desalojo realizado conjuntamente por los dos países de más de 80 subsaharianos en la Isla de Tierra, de soberanía española.

Durante una rueda de prensa con el secretario de Estado español de Asuntos Exteriores, Gonzalo de Benito, que hoy visitó Rabat para preparar la próxima Reunión de Alto Nivel (RAN) del 3 de octubre, este último reconoció que el problema de la inmigración es "complejo y pone en juego la seguridad y el futuro de mucha gente".

Amrani aseguró que la "inmigración clandestina es una responsabilidad compartida entre los países de origen, de tránsito y de destino. No es fácil, es complicado, pero hoy en día hay una voluntad fuerte de España y Marruecos para encontrar una solución", apuntó.

La llegada de 83 personas a Isla de Tierra hace dos semanas supuso la mayor oleada de inmigrantes que han alcanzado islotes españoles situados en el norte de África, y su desalojo fue objeto de críticas tanto por ONG de España como de Marruecos.

Al respecto, De Benito indicó que ese desalojo de la Isla de Tierra, en el archipiélago de Alhucemas y de soberanía española, fue una "solución conforme a las normas y a los convenios internacionales".

El secretario de Estado español de Asuntos Exteriores afirmó que en estos momentos hay tres soldados españoles estacionados en la Isla de la Tierra para "impedir que la situación se repita".

"Son medidas que tomamos puntualmente e informamos, por supuesto, a nuestros amigos marroquíes. Se trata de trabajar juntos para afrontar este problema de la inmigración que nos desborda a todos", apostilló.

En una declaración conjunta, De Benito y Amrani, que en todo momento destacaron las buenas relaciones entre los dos países, señalaron que "Rabat y Madrid reiteran la importancia del proceso de Rabat lanzado en 2006 que permite al conjunto de países implicados en la cadena migratoria detener de manera concertada, resolutiva y coherente este problema".

De Benito resaltó que la inmigración clandestina "no es un problema de España; no es un problema de Marruecos, es un problema colectivo, un problema de la UE y estamos en el mejor espíritu para ir resolviendo estas situaciones".

Respecto a la RAN del próximo mes, De Benito dijo que "estamos decididos a que estas reuniones confirmen las excelentes relaciones bilaterales".

Durante la reunión celebrada hoy entre De Benito y Amrani, abordaron también cuestiones como el conflicto del Sáhara Occidental, la seguridad en el Sahel o el papel de la Unión por el Mediterráneo, entre otras.