El rector de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP), Salvador Ordóñez, y su equipo de Gobierno, lamentaron hoy profundamente la pérdida de Ernesto de la Peña, un intelectual en el más amplio sentido de la palabra y "de curiosidad sin límites", que ha fallecido en México.

De la Peña fue distinguido el pasado jueves con el XXVI Premio Internacional Menéndez Pelayo por su "humanismo" y "por su preocupación por la transmisión del saber", galardón que recibió desde el Colegio de México (COLMEX), en un emotivo acto en el que estuvo presente por videoconferencia.

De la Peña no pudo viajar a Santander, donde se celebró la ceremonia, debido a su delicado estado de salud.

El rector de la UIMP hizo votos el jueves por que este galardón se conceda "siempre con tanta justicia y seriedad" y resaltó la faceta de "gran ensayista, relevante cuentista, poeta y filólogo" del premiado.

La larga trayectoria profesional de De la Peña fue glosada por Jaime Labastida, director de la Academia Mexicana de la Lengua, durante la cita académica, y le calificó de "monstruo de la naturaleza, un portento y un prodigio", en referencia a su conocimiento de 33 idiomas.

Según los intelectuales que le trataron, el escritor y políglota mexicano era un "sabio" y un "alto exponente" de la cultura hispana. Víctor García de la Concha, anterior premiado y actual director del Instituto Cervantes, le definió como "verdadero y gran divulgador".

En sus palabras de agradecimiento desde su país natal, De la Peña se mostró muy honrado de recibir un premio que lleva el nombre de Marcelino Menéndez Pelayo, cuya labor, dijo, "aún hoy en día sigue siendo imprescindible".