Al abordar los asuntos de derechos humanos más preocupantes en el mundo, la principal funcionaria de la ONU en el tema criticó el lunes a Siria y Bahréin, pero también mencionó problemas en países occidentales como Francia y Grecia.

La importancia de la evaluación de la alta comisionada para los Derechos Humanos, Navi Pillay, radica en que establece el tono del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, compuesto por 47 países y cuyo mes de sesiones se inició el lunes.

Momentos antes, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, instó al consejo a concentrar la atención en cinco áreas que incluyan la discriminación, la violencia por motivos de orientación sexual e identidad de género y los derechos de las mujeres.

"Es una afrenta a nuestra conciencia que millones de personas sigan luchando contra la pobreza, el hambre y las enfermedades. Estas condiciones violan sus derechos humanos fundamentales", dijo.

Pillay sostuvo que los derechos humanos son fundamentales para los esfuerzos de paz, de desarrollo y humanitarios, y empezó por citar la guerra civil de Siria como un área de gran preocupación con consecuencias devastadoras para la población civil.

Los activistas dicen que hasta 26.000 personas han muerto en Siria desde que comenzó en marzo de 2011 una revuelta contra el régimen del presidente Bashar Assad.

El siguiente país en su lista fue Bahréin, por dictar lo que calificó como duras sentencias de prisión contra activistas y opositores.

Pillay habló de los problemas de derechos humanos en Colombia, Costa de Marfil y el Congo, y luego mencionó a Francia y Grecia. También señaló los problemas en Kenia, Maldivas, Malí, Mauritania, México, Mianmar, y muchos otros países.

"También estoy preocupada por el reciente cierre forzoso de los campamentos de gitanos en Francia, que han afectado a cientos de personas, lo que los hace aún más vulnerables y los expone a toda una serie de problemas de derechos humanos", dijo Pillay ante un recinto atiborrado.

"Reconozco una serie de medidas que ha tomado el gobierno, pero se deben hacer más esfuerzos para hacer frente a esta situación" e integrar a los gitanos a la sociedad, añadió.

Pillay también señaló los problemas en Grecia, donde ha habido un aumento de los ataques racistas contra inmigrantes de piel oscura.

"Igualmente preocupantes son los ataques xenófobos contra migrantes, refugiados y buscadores de asilo en los últimos meses, por ejemplo, en Grecia", dijo Pillay.