Guatemala autorizó la primera adopción de un niño de este país a una familia estadounidense, después de cinco años en que se mantuvieron detenidos estos procesos para investigar supuestas anomalías, informaron hoy fuentes oficiales.

"El primer caso, de un total de 180 que estaban detenidos desde finales de 2007, se resolvió con éxito, y el fin de semana un niño guatemalteco, de seis años, viajó a los Estados Unidos con la familia que lo adoptó", dijo a Efe Rudy Zepeda, portavoz del Consejo Nacional de Adopciones (CNA) de Guatemala.

Se trata de Daniel, un huérfano cuyo proceso de adopción por parte de los esposos estadounidenses Ryan y Jess Hooker se inició cuando, con 18 meses de nacido, lo encontraron en un orfanato público de Ciudad de Guatemala, pero que quedó suspendido en diciembre de 2007, al cobrar vigencia una nueva Ley de Adopciones.

Esa normativa estaba destinada a poner fin a un millonario negocio promovido por redes delictivas que aprovechaban los múltiples vacíos legales para los procesos de adopciones de niños guatemaltecos por parte de extranjeros, para robar y vender a los menores.

En promedio, según cifras oficiales, cada familia adoptiva pagaba a estas estructuras delictivas entre 25.000 y 50.000 dólares por el trámite de adopción.

"Aún no se ha abierto la puerta a las adopciones internacionales. Lo que se ha hecho es destrabar los procesos que se habían iniciado antes de que la nueva ley cobrara vigencia, y que por lo mismo se habían quedado en suspenso", explicó Zepada.

Al momento en que la nueva normativa quedó vigente había 3.032 procesos de adopción iniciados, 2.852 de los cuales fueron resueltos según la ley anterior tras cumplir con los requisitos exigidos por la Procuraduría General de la Nación, que garantizó la transparencia de los mismos.

Sin embargo, 180 casos quedaron suspendidos debido a que "existían muchas dudas" sobre el origen de los niños, a partir de las irregularidades encontradas por las autoridades en los procesos.

"El 95 % de estos casos son de familias estadounidenses. Por el momento, ya han avanzado positivamente 30 de estos casos y es posible que en las próximas semanas se resuelvan de forma positiva", agregó Zepeda.

Estos procesos se empezaron a desentrampar a partir de diciembre del año pasado, cuando el Consejo Nacional de Adopciones suscribió un acuerdo con el Departamento de Estado de Estados Unidos, para apresurar las investigaciones sobre el origen de los menores.

Ese acuerdo, según Zepeda, fue posible por la mediación de la senadora estadounidense Mary Landrieu (demócrata), quien visitó Guatemala en cuatro ocasiones desde 2008, para urgir a las autoridades por la agilización de los procesos de adopción.

La última vez que Landrieu estuvo en Guatemala, a principio de julio pasado, se hizo acompañar de la asesora especial del Departamento de Estado de Estados Unidos para asuntos de la niñez, Susan Jacobs, quien explicó al presidente guatemalteco, Otto Pérez Molina, el interés de la Casa Blanca de resolver los casos de adopción estadounidense de niños guatemaltecos.