Un jurado le otorgó el lunes 20 millones de dólares al diseñador de casinos Steve Wynn en su caso por difamación contra el fundador de la serie de videos "Girls Gone Wild", Joe Francis, quien afirmó que el empresario amenazó con matarlo por una deuda de juegos.

Los testigos disputaron las afirmaciones de Francis durante un juicio de cuatro días en el que declaró el productor musical Quincy Jones, a quien Francis afirmaba haberle mostrado varios correos electrónicos con las amenazas de Wynn.

Wynn, cuya empresa diseñó los centros hoteleros de The Mirage, Bellagio, Wynn y Encore, negaba vehementemente las acusaciones.

Al emitir su veredicto el jurado determinó que había evidencias claras y convincentes de que Francis había difamado al empresario y que sabía que sus afirmaciones eran falsas cuando las hizo.

Ni Wynn ni Francis estuvieron en la corte el lunes cuando el veredicto fue leído.

El abogado de Wynn pidió al jurado 12 millones de dólares para su cliente más daños punitivos para reafirmar que las declaraciones falsas que circulan por internet no pueden tolerarse. Una segunda fase del juicio para decidir los daños punitivos comenzará el martes.

Wynn dijo el viernes, después de que terminaron los testimonios, que donaría el dinero a organizaciones de beneficencia, con excepción de los costos legales.

"Girls Gone Wild" es una serie de videos creada en la década de 1990 que presenta a mujeres jóvenes en fiestas quitándose la ropa.