El parlamento panameño congeló hoy la discusión de un proyecto de reformas electorales impulsado por el gobernante partido Cambio Democrático (CD), a la espera de que las bancadas oficialistas y de la oposición logren un consenso sobre la iniciativa.

El presidente de la Asamblea Nacional, Sergio Galvez, del CD, dijo a los periodistas que la discusión en el pleno del segundo de tres debates del proyecto de ley 508 que reforma el Código Electoral se detiene hasta que se logre un acuerdo entre las bancadas de diputados, que realizaron hoy su primer encuentro de diálogo.

"En el día de hoy no va a haber sesión (...) no podemos abrir el pleno porque no tenemos todavía la respuesta ni los resultados del diálogo que estamos llevando (entre las bancadas) ahora mismo" en la Asamblea Nacional, indicó Galvez.

El líder del parlamento añadió que el diálogo, que tiene lugar a puerta cerrada, solo ha tratado hasta el momento la metodología que se va a utilizar en las reuniones.

La idea de un diálogo para buscar un consenso sobre las reformas electorales surgió el domingo, luego que la discusión del proyecto se estancara por las tácticas dilatorias de los diputados opositores que tratan de evitar así su aprobación, según los oficialistas.

Los diputados de la oposición han planteado que en el diálogo deben participar los magistrados del Tribunal Electoral (TE), la sociedad civil, representantes de los partidos y tomar como base un proyecto de reformas electorales consensuado por estos sectores hace más de un año y que fue descartado por la AN.

El proyecto mencionado por los parlamentarios opositores fue elaborado por la Comisión Nacional de Reformas Electorales (CNRE) al amparo del TE, que, según afirman, contiene normas que garantizan la transparencia del proceso electoral.

"Creemos que consecuentes con lo que hemos estado planteando y la necesidad de un consenso, el documento que debiéramos tener como base del diálogo es el que salió de la CNRE, no la propuesta de Cambio Democrático", dijo a los medios locales el diputado José Isabel Blandón, del opositor Partido Panameñista (PPa).

El proyecto de cambios electorales propone la eliminación del voto "plancha" (toda la lista de un partido), el más polémico de la serie de cambios que plantea.

Los diputados oficialistas señalan que no atenta contra la democracia, como denuncia la oposición, que además asegura que solo beneficiaría a los que se han cambiado a la bancada de Gobierno.

Además de eliminar el voto lista, el proyecto establece un 50 % de las postulaciones para mujeres para las elecciones internas de los partidos, según un comunicado de la Asamblea Nacional.

También establece que las primarias deben celebrarse seis meses antes de los comicios y que los aspirantes a candidaturas independientes a la Presidencia deben recolectar firmas de un mínimo del 2 % de adherentes del total de votos válidos emitidos en las últimas elecciones (2009), entre otros.