El Gobierno de Bolivia y la empresa austríaca Doppelmayr firmaron hoy un contrato para la construcción de tres líneas de teleféricos que unirán las ciudades de La Paz y El Alto, situadas respectivamente a 3.650 y 4.000 metros de altitud, con una inversión total de 234,6 millones de dólares.

El documento fue firmado en presencia del presidente Evo Morales, por el ministro de Obras Públicas, Vladimir Sánchez, y un representante de Doppelmayr, Martin Schoffel, en un acto en La Paz.

Sánchez detalló que habrá dos líneas de teleféricos que unirán barrios de El Alto con el norte y el centro de La Paz, y una tercera que irá hasta la zona sur de esta ciudad, sede del Gobierno y el Legislativo, en tiempos aproximados de entre 13 a 16 minutos.

Las tres líneas tendrán una capacidad de transporte de 18.000 pasajeros por hora, con 427 cabinas que saldrán cada 12 segundos y funcionarán 17 horas al día.

El ministro Sánchez destacó que el nuevo transporte permitirá descongestionar el tráfico en La Paz y El Alto, con casi un millón de habitantes cada una.

Schoffel agradeció, por su parte, al Estado boliviano por la "confianza" que ha puesto en Doppelmayr para la ejecución de la obra y remarcó que esa firma es "líder" mundial en la instalación de este tipo de transporte.

"En cifras muy redondas, existen más de 30.000 instalaciones a nivel mundial, más de la mitad de ellas ha construido Doppelmayr (...) La Paz se va a inscribir en la cadena de ciudades con sistemas de transporte por cable", afirmó.

Schoffel señaló que el transporte en teleférico es un "sistema confiable" y es más seguro que la aeronáutica y "centenares de veces más seguro que el transporte por carro".

Entretanto, Morales celebró la firma del contrato y pidió celeridad a la empresa austríaca para la entrega de la obra, prevista para dentro de 18 meses.

Recordó además que está vigente una disposición para que la empresa deposite una garantía bancaria adicional para evitar sobornos de la firma al supervisor de la obra o a funcionarios vinculados con su ejecución.