La disidente cubana Martha Beatriz Roque se declaró en huelga de hambre el lunes buscando llamar la atención sobre las injusticias que en su opinión se cometen contra los opositores y la falta de respuesta de las autoridades a sus reclamos.

"La situación por la que estamos pasando es crítica... los disidentes estamos multiplicados por cero", dijo Roque, una antigua economista y ex presa política de 67 años, a la prensa al dar a conocer su decisión.

Roque informó que además de ella otra docena de personas había comenzado a hacer esta huelga en todo el país, de las cuales ocho estaban presas y cinco en libertad.

Durante el encuentro con los periodistas, Roque hizo una lista de lo que consideró atropellos a los derechos de los disidentes. "Son nuevas acciones del gobierno que no podemos permitir", agregó.

Las demandas incluyen la liberación de Jorge Vázquez, un disidente preso por delitos comunes y que debía ser excarcelado pues cumplió su pena el pasado domingo; la indemnización a un matrimonio de activistas en la localidad de Palma Soriano, a unos 800 kilómetros de la capital, cuya casa, según Roque, habría sido atacada por activistas progubernamentales; así como la falta de respuesta sistemática a cualquier demanda incluso no política de los opositores.

La disidente, que padece diabetes, indicó que no ingerirá alimentos pero sí agua.

Encarcelada en 2003, Roque fue la única mujer entre 75 disidentes presos en una redada y cuyo encarcelamiento le acarreó duras críticas al gobierno.

A pesar de haber sido condenada a 20 años de prisión, fue liberada en 2004 bajo una licencia pues su salud estaba muy deteriorada.