Casi un centenar de personas, en su mayoría de origen marroquí, fueron interceptadas hoy en la ciudad autónoma de Melilla dentro de la denominada "Operación Feriante", cuando pretendían ocultarse en los camiones de las atracciones que regresan a la península tras la feria de la ciudad.

La primera fase de la operación, que se cerró esta tarde, concluyó con un total de 96 personas localizadas en atracciones de feria ya desmontadas, bateas y camiones, tanto en el recinto ferial como en las instalaciones portuarias y sus inmediaciones, según informó la delegación del Gobierno español en Melilla.

La policía española interceptó a 43 personas, de las que diez eran menores acogidos en un centro de la ciudad, que fueron puestos a disposición de sus educadores.

Uno de los interceptados por los agentes fue rescatado de los entresijos de transmisión de un camión, por lo que "se ha evitado su más que probable muerte", dado el arriesgado escondite en el que se encontraba.

Por su parte, la policía de Melilla detectó a 27 personas escondidas en la maquinaria, carcasas o instalaciones de atracciones del recinto ferial, que ya se encontraban desmontadas y en preparación para su traslado hasta la zona portuaria.

En cuanto al balance de la Guardia Civil, los agentes localizaron en el recinto portuario y sus alrededores a un total de 26 personas, en su mayoría, en bateas y camiones que portaban atracciones de feria.

En concreto, se trata de 21 marroquíes adultos, 2 de ellos interceptados cuando intentaban acceder a nado a los buques que enlazan Melilla con la península, así como dos argelinos y dos menores, también acogidos en un centro dependiente de la ciudad autónoma.

Al cierre de esta primera fase, los barcos de carga y pasajeros que partieron desde Melilla habían transportado, según la Guardia Civil, 34 atracciones y 16 caravanas que, en conjunto, ocupaban 315,85 metros lineales en relación de carga.

Estas cifras suponen un 55 % de los vehículos de las distintas atracciones que retornan a la península, y se espera que en el barco con salida esta noche con destino a Almería embarque otro 35 %, y que el 15 % restante lo haga ya mañana día 11 de septiembre.

Para la localización de las personas ocultas se utilizó un detector de latidos, una herramienta que intercepta los latidos del corazón de los seres humanos y que se complementa con distintas inspecciones realizadas por los agentes del instituto armado destinados en el puerto.

Según la delegación del Gobierno, la "Operación Feriante" se está desarrollando sin incidencias especiales dignas de mención, gracias a un dispositivo coordinado que cuenta con importantes refuerzos policiales.

Los detectados se someten a la aplicación de la Ley de Extranjería si son adultos y, en el caso de que sean menores, son conducidos a los centros de acogida.