Bogotá registró en agosto de 2012 la cifra más baja de homicidios en los últimos 27 años, con un 44 por ciento menos, en comparación con igual período de los años anteriores, informó hoy el alcalde de la ciudad, Gustavo Petro.

"Una caída histórica desde los últimos 27 años en la ciudad de Bogotá, solamente hasta el año 1984 en un mes de agosto, ustedes pueden encontrar una cifra similar. En toda la década, 10 años medidos aquí, la ciudad nunca había alcanzado un resultado tan favorable en relación al cuidado de la vida", dijo Petro.

Agregó que se alcanzó "una tasa de homicidios del 16,1 por cada 100.000 habitantes, algo muy importante, incluso, a nivel mundial".

Indicó, además, que en cinco de las veinte localidades en la que está divida Bogotá, no se presentaron homicidios en agosto de este año.

Recalcó los resultados en la baja de homicidios desde que se implementó la prohibición del porte de armas, que en agosto pasado fue extendido por tres meses más.

La prórroga de esta medida, impuesta en febrero pasado por el alcalde Petro, responde a los planes y proyectos de la Administración Distrital, particularmente en lo relacionado con la cultura de la seguridad ciudadana.

El alcalde de Bogotá reiteró su posición con respecto a que el monopolio de las armas esté en manos del Estado, como alternativa para disminuir los niveles de homicidio radicalmente.

"Si algún día llegamos a la normatividad que el monopolio de las armas este en manos del Estado, sin excepciones, tengan ustedes la certeza que el nivel de homicidios en toda Colombia bajaría radicalmente", concluyó Petro.

Por su lado, el comandante de la Policía Metropolitana de Bogotá, general Luis Eduardo Martínez, dijo que entre el 1 de enero y el 31 de agosto se han desarticulado 156 bandas de delincuentes.

También se han arrestado 37.036 personas, de las cuales 30.706 fueron en flagrancia, y se han recuperado 927 vehículos hurtados, 230.894 armas blancas y 3.207 kilos de estupefacientes.

La tasa de homicidios de la capital colombiana era de 22 por cada cien mil habitantes antes de la entrada en vigor de la restricción del uso de armas. En 2011 fueron asesinadas 1.632 personas, de ellas un 10 % mediante el empleo de armas de fuego legales.

En Bogotá, donde viven más de ocho millones de personas, hay registradas un total de 161.082 armas legales.