Un testigo declaró "en detalle" cómo rebeldes albanos étnicos presuntamente extirparon órganos de serbios capturados durante una guerra en Kosovo para venderlos en el mercado negro, dijo el domingo un procurador de justicia serbio.

"Tenemos un testigo que declaró sobre un procedimiento médico, hecho en el norte de Albania, que consistió en extraer órganos de serbios secuestrados durante el conflicto de 1998-1999 en Kosovo", dijo Vladimir Vukcevic, el fiscal para crímenes de guerra en Serbia.

El presunto testigo, un ex rebelde albano kosovar cuyo nombre no fue revelado, dijo que participó en una cirugía en la que se tomó el corazón de un cautivo serbio en el norte de Albania que luego fue llevado al aeropuerto cercano a Tirana, la capital de Albania, dijo Vukcevic a The Associated Press.

"Consideramos que la información que este testigo ha brindado es verídica", dijo Vukcevic, quien añadió que los procuradores de justicia serbios han estado revisando las afirmaciones del testigo por más de un año. El testigo está detenido en Serbia bajo estricta vigilancia, aseveró.

La Unión Europea ha lanzado una investigación sobre las acusaciones de cosecha de órganos, pero por el momento no es completamente claro si el equipo de investigación de la UE, dirigido por el fiscal estadounidense John Clint Williamson, conocía el presunto testimonio. Vukcevic dijo que esperaba que "la declaración del testigo ayude a la investigación del fiscal Williamson".

La investigación de la UE surgió tras un reporte del Consejo de Europa de 2010 elaborado por el político suizo Dick Marty, quien afirmó que el Ejército de Liberación de Kosovo estableció campos de detención en la frontera de Albania durante la guerra de Kosovo para independizarse de Serbia. El reporte afirma que prisioneros civiles fueron asesinados en el lugar y que sur órganos se vendieron como parte de una red de comercio ilegal vinculada con altos comandantes del ELK, incluido el primer ministro kosovar Hashim Thaci.

Tanto Albania como Kosovo han negado las acusaciones del reporte, y afirman que fueron orquestadas por Serbia para socavar la declaración de independencia de Kosovo de 2008.

Unas 10.000 personas murieron en la guerra de Kosovo antes de que la OTAN interviniera para obligar a Serbia a retirar sus tropas del territorio.