El candidato republicano a la Presidencia dijo en una entrevista emitida hoy por la NBC que si llega a la Casa Blanca mantendrá partes de la reforma sanitaria de Barack Obama, pese a que la reemplazará por una nueva ley propia.

En el programa de la NBC "Meet the Press" Romney mostró un tono más condescendiente y aseguró: "no me desharé de todas las parte de la reforma sanitaria".

Romney dijo que algunas de las partes que no retirará de la reforma sanitaria si llega a la Casa Blanca es la obligación de que las compañías aseguradoras cubran condiciones preexistentes, que se "asegure que el mercado permite obtener pólizas" que cubren todos los miembros de una familia independientemente de la edad.

"Voy a reemplazarla (la reforma sanitaria de Obama) con mi propio plan", matizó Romney, quien a menos de dos meses de los comicios presidenciales ofrece posiciones más moderadas para persuadir a los indecisos.

El candidato republicano ha reiterado durante la campaña que revocará la reforma sanitaria de Obama, mientras que los demócratas le critican que se oponga a una ley que es muy similar a la que él aprobó a nivel estatal cuando era gobernador de Massachusetts.

La histórica reforma sanitaria de Obama obliga a los estadounidenses sin seguro médico a contratar uno si se lo pueden permitir, algo que ayudaría a ampliar las coberturas, bajar los precios para dar eficiencia al sistema de salud.

Durante la entrevista en "Meet the Press", Romney también criticó tanto a los legisladores demócratas como republicanos por el "error" de acordar el año pasado recortes automáticos en Defensa para desbloquear las negociaciones que permitieron ampliar in extremis el techo de endeudamiento.

"Creo que fue un error que la Casa Blanca lo propusiera y que los republicanos lo consintieran", aseguró Romney.

En enero del año próximo se ejecutarán esos fuertes recortes automáticos en el presupuesto, enfocados en la Defensa, para evitar el aumento del déficit si el Congreso no acuerdan un plan fiscal alternativo.