El crecimiento de la producción industrial china en agosto fue el menor en tres años, lo que indicaría que Beijing quizá necesite nuevas medidas de estímulo para compensar la desaceleración en la segunda economía más grande del mundo.

La tasa de inflación subió al 2% debido al encarecimiento de los alimentos. De seguir la tendencia, podría complicar las gestiones del gobierno para apuntalar el crecimiento, mientras Europa sigue agobiada por la crisis de la deuda soberana y Estados Unidos no ha podido alcanzar un crecimiento sólido.

El crecimiento de la producción industrial cayó al 8,9% en agosto frente al 9,2% en Julio, según la Oficina Nacional de Estadísticas. El crecimiento de agosto fue el peor desde mayo de 2009, cuando la producción fabril aumentó un 8,9%.

"Es obvio que las medidas de estímulo adoptadas hasta ahora no han tenido un impacto en el crecimiento", dijo el analista Alistair Thornton, de la firma IHS Global Insight. "Por ello el crecimiento sigue siendo lento y las inversiones siguen debilitándose, con lo que la economía va de mal en peor".

El gobierno ha reducido las tasas de interés en dos ocasiones desde junio, pero las autoridades han tenido cautela después que el enorme plan de estímulo adoptado por Beijing durante la crisis de 2008 desató la inflación y ocasionó una burbuja en el sector de la construcción. En el segundo trimestre, el crecimiento fue del 7,6%, el menor en tres años.

El gobierno no desea repetir los errores de hace cuatro años, pero "dada la lentitud de la recuperación no tiene otro remedio que volver a la socorrida fórmula de las obras públicas", agregó Thornton.

El gobierno anunció el martes que aprobó la construcción de 25 proyectos de trenes subterráneos por decenas de miles de millones de dólares.

Otras estadísticas dijeron el domingo que el encarecimiento de los alimentos situó la inflación en agosto en el 2% frente al 1,8% en julio. Los alimentos subieron un 3,4% frente al mismo periodo de hace un año, tras hacerlo un 2,4% en julio.