Once personas quedaron atrapadas hoy bajo tierra tras una explosión de gas en una mina de carbón en la provincia de Sichuan, en el suroeste de China, informó hoy la agencia oficial Xinhua.

El accidente ocurrió hacia las 11.30 hora local (03.30 GMT) en la mina de Yongsheng, en la ciudad de Wanyuan.

Los equipos de rescate intentan llegar a los mineros atrapados, según la agencia, que indica que hasta el momento se desconocen las causas del accidente.

Cada año más de 3.000 trabajadores mueren en las minas chinas, especialmente en las dedicadas a la extracción de carbón, la principal fuente de energía de la segunda economía mundial.

Muchos de los accidentes se deben a la ausencia de medidas de seguridad en pozos que operan ilegalmente.

Otro factor que influye en la alta siniestralidad es la sobreexplotación de los yacimientos con turnos extra y excavaciones a cada vez mayor profundidad, lo que aumenta el riesgo de altas concentraciones de grisú y el peligro de siniestros.