Las autoridades nicaragüenses activaron hoy un dispositivo de vigilancia en los volcanes San Cristóbal y Telica, ubicados en el Pacífico, después de que el primero reanudara su actividad eruptiva con tres explosiones con emanación de gases y cenizas y el segundo aumentara su temperatura.

Además, mantuvieron hoy por segundo día seguido la alerta amarilla (evacuación) en la provincia de Chinandega y la alerta verde o preventiva en la provincia de León debido a la constante actividad en ambos colosos, situados en el "cordón de fuego" del Pacífico, en el occidente de Nicaragua.

El jefe de la Defensa Civil en esa región, el teniente coronel Gustavo Ramos, explicó a Efe que "están prestando especial atención" al volcán Telica, ubicado a unos 125 kilómetros al oeste de Managua, porque "ha entrado en una actividad permanente".

El Telica, uno de los más activos de este país, ha presentado "alta temperatura", al pasar de 200 grados centígrados a 420 grados centígrados y en el interior del volcán se escucha un "ruido de turbina de jet" y en las fumarolas "como disparos de escopetas", ilustró Ramos.

También hay emanación de gases a orilla del cráter y pequeños desprendimientos de las calderas internas, agregó.

El Telica, de 1.061 metros de altura, registra erupciones desde el año 1527, aunque su última explosión violenta fue en 1948, pero desde entonces el cráter ha estado expulsando humo y rugiendo.

En tanto, el volcán San Cristóbal, el más alto de Nicaragua, volvió hoy a la calma tras registrar en la víspera tres explosiones con emanación de gases y cenizas, aunque se mantiene bajo vigilancia, según las autoridades.

La situación del San Cristóbal, con una altura de 1.745 metros, "se normalizó", aunque a lo interno del volcán se escuchan "pequeños ruidos", indicó Ramos.

Según el Gobierno, las nubes emanadas por el San Cristóbal llegaron a tener una altura de 5.000 metros y, de acuerdo con la portavoz oficial, Rosario Murillo, "este es un indicador serio de la posibilidad de una erupción volcánica".

El Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (Ineter) informó en su último boletín, emitido el sábado a las 17.00 hora local (23.00 GMT), que la actividad del San Cristóbal "se mantiene con explosiones esporádicas" y que las columnas de humos han fluctuado entre 1.500 a 5.000 metros.

No obstante, el jefe de la Defensa Civil en esa zona aseguró que la emanación de gases y cenizas en el San Cristóbal ya ha cesado.

Las autoridades, que hasta el momento no reportan víctimas ni daños materiales a causa de la actividad de ese volcán, mantienen a 20 familias evacuadas, que suman casi un centenar de personas, luego de que anoche retornara a sus hogares la mayoría que voluntariamente buscó refugio fuera del sector afectado.

En tanto, un grupo de especialistas recolecta hoy muestras de cenizas y hace mediciones de dióxido de azufre en el San Cristóbal "para enviarlas a analizar en laboratorios de la Universidad de México", según el Ineter.

También realizan mediciones de gases, cenizas y de la temperatura en el Telica.

Asimismo, las autoridades nicaragüenses mantuvieron hoy por cuarto día seguido la alerta preventiva en Managua y sus municipios vecinos debido a un enjambre sísmico registrado en un área cercana al volcán Apoyeque, pese a que no se reporta mayor actividad.

El Gobierno decretó la noche del jueves la alerta verde en la provincia de Managua luego de que se registraran al menos 17 pequeños sismos cerca del volcán Apoyeque, ubicado a unos 10 kilómetros de Managua, a profundidades de entre 2,8 y 6 kilómetros.

La Dirección General de Geología y Geofísica del Ineter indicó en su último boletín que en total han contabilizado 29 pequeños sismos, de ellos once entre las magnitudes 1,7 a 3,9 y profundidades entre 2,8 a 6,1 kilómetros.

El Apoyeque, de 420 metros de altura, forma parte de la cadena de volcanes activos de Nicaragua.