Más de 100.000 personas cerraron los ojos al unísono hoy en Buenos Aires, inspiraron profundamente y entonaron el mantra "om" en una meditación guiada por el gurú indio Sri Sri Ravi Shankar por la paz universal y "una sociedad libre de violencia y estrés".

"Toma conciencia... Tú eres paz, tú eres amor", recitó el gurú en una explanada conocida como Bosques de Palermo ante una multitud heterogénea, compuesta por jóvenes, personas ancianas y familias con niños que habían esperado durante horas su presencia sentados sobre sábanas y esterillas de yoga.

El creador de la fundación El Arte de Vivir recordó que, junto a Buenos Aires, "más de cien ciudades" de todo el mundo se sumaron a la meditación colectiva, que finalizó al cabo de 15 minutos entre fuertes aplausos.

"¿Cuántos disfrutaron?, ¿Cuántos sintieron paz?", preguntó Ravi Shankar tras concluir un ejercicio de relajación que, a su juicio, "eleva nuestro sistema inmunológico, incrementa la memoria y el foco, elimina el estrés y logra aquietar la mente".

"Estamos esparciendo una ola de positivismo... Con la meditación podemos crear una sociedad libre de violencia y estrés", continuó el gurú, quien solicitó a médicos, abogados y a todos los presentes que se ofrezcan como voluntarios y dediquen una hora a la semana "a cambiar la sociedad".

La meditación guiada fue el momento culminante del último día de "FeVida, primer megaencuentro de espiritualidad de América Latina" que arrancó el pasado jueves en la capital argentina.

Antes y después de la intervención de Ravi Shankar, por el escenario desfilaron grupos musicales cercanos a la fundación, como Indra, So What Project, los creadores de Yoga Rave o A prueba de botones.

"Fue hermoso. Sentí una energía increíble, estoy muy feliz", expresó Catalina Mai, quien decidió asistir al acto acompañada de su hija y de su nieta de cinco años para "vivir juntas una experiencia tan positiva".

"Llevo 40 años practicando yoga y tenía que estar aquí", subrayó Marcelo Escribano, vestido de blanco de la cabeza a los pies.

En los accesos a la explanada, decenas de voluntarios apilaban paquetes de pasta, arroz y otros alimentos no perecederos donados por los participantes, mientras que en las casetas instaladas en lugar se repartía propaganda de los cursos de El Arte de Vivir.

Aunque en el recinto había instalada una feria de comida orgánica y vegetariana, muchos de los participantes hacían cola frente a la decena de puestos que ofrecían hamburguesas y 'choripanes' (bocadillos de chorizo), una imagen típicamente argentina, pero inusual en actos vinculados al yoga y la meditación en otros países.

El Arte de Vivir está presente en Argentina desde 1999 y alrededor de 170.000 personas han participado en alguna de sus actividades.

El pasado jueves se hizo público que el Fisco argentino investiga a la fundación por presunto fraude en el manejo de las millonarias donaciones que recibe, acusación que ésta negó tajantemente en un comunicado.