La oficina de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en Bolivia expresó preocupación por la cantidad de procesos judiciales en contra de opositores bolivianos y por la persistencia de las actitudes de descalificación "a quienes piensan distinto", publica hoy el diario paceño Página Siete.

"En el caso de los procesos judiciales, nos preocupa el número de casos en contra de actores opositores, que no nos parece un buen mensaje acerca de la democracia", dijo en entrevista con ese diario la representante de la ONU en La Paz, la japonesa Yoriko Yasukawa.

Sin mencionar casos específicos, la funcionaria sostuvo que "estas situaciones son dolorosas para los mismos actores políticos y para sus familias".

Desde que el presidente Evo Morales llegó al poder en 2006, decenas de opositores se refugiaron o asilaron en Brasil, Perú, Paraguay, Estados Unidos y España alegando persecución política del Gobierno, mientras que las autoridades sostienen que se trata de personas que huyen de procesos de corrupción.

Uno de los casos más sonados es el del senador opositor Roger Pinto, asilado en la Embajada de Brasil en La Paz desde el pasado 28 de mayo con el argumento de que era víctima de una "persecución política" por acusas de corrupción y connivencia con el narcotráfico al Gobierno de Morales, que ha rechazado tal denuncia.

Yasukawa recordó que cuando llegó a Bolivia en 2008, había un "riesgo de violencia generalizada" por un conflicto "político e ideológico" entre el Gobierno de Morales y los líderes autonomistas opositores del oriente y el sur.

Según la funcionaria, si bien esa situación ha sido superada, el organismo está preocupado por la "erosión de la convivencia en Bolivia" y por que prevalezcan "las actitudes agresivas, de descalificación entre personas que piensan distinto".

"Preocupa que ante cualquier conflicto, lo primero que se hace es golpear verbalmente al que no está de acuerdo, se lo cataloga, se lo etiqueta, no hay diálogo. Eso le preocupa a la ONU porque su misión es cooperar a construir una mejor convivencia", agregó.

Yasukawa también se refirió a la reciente creación de un "regimiento ecológico" que se establecerá en el Territorio Indígena Parque Nacional Isiboro Sécure (Tipnis), criticado por nativos que también rechazan la construcción de una polémica carretera promovida por Morales y proyectada para dividir en dos esa reserva.

Según Yasukawa, "ese paso es otro ejemplo de la falta de diálogo" e insistió que la única manera de superar la "desconfianza" que ha generado el nuevo regimiento es "dialogando".

"Si para reconstruir la confianza es necesario suspender ciertas medidas, hay que hacerlo", sostuvo.

Según el Gobierno, el regimiento ayudará a proteger el Tipnis y otros parques nacionales frente a actividades ilegales como el narcotráfico, pero los amazónicos creen que fue un "atropello" de Morales porque no fueron consultados.