El líder norcoreano, Kim Jong-un, rindió hoy tributo a su padre y a su abuelo, que le precedieron al frente del régimen, en el Palacio de Kumsusan de Pyongyang para marcar el 64 aniversario de la fundación de Corea del Norte, informó la agencia estatal de noticias KCNA.

Kim, quien se cree que tiene menos de 30 años, visitó el palacio, donde reposan los restos embalsamados de su progenitor, Kim Jong-il, y de su abuelo, Kim Il-sung, fundador del país, acompañado por "varios miembros de la Comisión Militar Central del Partido de los Trabajadores de Corea y de la Comisión Nacional de Defensa".

Durante el acto, celebrado en "una atmósfera solemne" en Kumsusan, "templo sagrado del Juche (doctrina fundacional del país cuya creación se atribuye a Kim Il-sung)", se realizaron ofrendas florales ante las estatuas de los dos líderes fallecidos.

Choe Ryong-hae, miembro del Politburó y vicepresidente de la Comisión Militar Central, o Jang Song-taek, tío político de Kim Jong-un y vicepresidente de la Comisión Nacional de Defensa, se encontraban entre las personalidades que acompañaron al líder norcoreano en el mausoleo de Kumsusan, detalló KCNA.

La agencia estatal norcoreana no mencionó la presencia en el ceremonial de la mujer de Kim Jong-un, Ri Sol-ju, que en los últimos meses le ha acompañado en la mayoría de actos públicos y que tampoco aparece en las fotos del acto distribuidas hoy por KCNA.

Kim Jong-un accedió al liderazgo del régimen comunista tras el fallecimiento el pasado mes de diciembre de su padre, Kim Jong-il, que gobernó el país con mano de hierro durante 17 años.

Éste a su vez sustituyó al frente del país a su padre, Kim Il-sung, que estableció oficialmente la República Popular Demócratica de Corea el 9 de septiembre de 1948 y falleció en 1994.