El cantante británico George Michael protagonizó en la Ópera de París un concierto seguido de una exclusiva gala destinada a recaudar fondos para la lucha contra el sida, dentro de la gira "Symphonica" con la que vuelve a los escenarios.

El viejo coliseo Garnier de la capital francesa sirvió de marco para la interpretación del cantante, de 49 años, que reanudó su gira de conciertos con orquesta sinfónica el pasado 4 en Viena, ciudad en la que debió suspenderlos en noviembre pasado aquejado de una neumonía.

El exlíder de la banda Wham!, que ya tuvo un momento estelar de alcance planetario al actuar en la ceremonia de clausura de los Juegos Olímpicos de Londres el pasado agosto, interpretó algunos de sus temas más conocidos y su último sencillo, "White light", que precisamente estrenó en la capital británica.

Con gafas oscuras, traje de color negro y camisa igualmente negra, el cantante se situó en medio del imponente escenario de la Ópera Garnier respaldado por los músicos de la orquesta sinfónica que le acompaña, divididos por una escalera central y con una enorme pantalla de vídeo al fondo.

Otros temas que interpretó Michael (Finchley, Inglaterra, 1963) fueron "Through", "My baby just cares for me" "Father figure", "Cowboys and angels", "Wild is the wind" y "Kissing a Fool", en un teatro acostumbrado a otro tipo de músicas y bajo la bóveda pintada por Marc Chagall.

Celebridades del mundo del espectáculo, como la actriz franco-argentina Bérénice Béjo, protagonista de la oscarizada "The Artist", y de la moda, como el diseñador francés Jean-Paul Gaultier, compartieron el patio de butacas del antiguo coliseo, que ha servido de inspiración a populares musicales como "El fantasma de la Ópera".

También asistieron el extenista francés Yannick Noah y la modelo y actriz Dolores Chaplin, nieta del genio Charles Chaplin.

Después del concierto comenzó en los salones del teatro una cena y subasta benéficas, para una velada en la que los precios de entrada y acceso a la cena individual alcanzaban los 1.300 euros, con la posibilidad de reservar concierto y mesa para diez personas por 13.000 euros (1.665 dólares y 16.650 euros, respectivamente).

Acompañaron a Michael el mecenas y empresario Pierre Bergé, cofundador de Yves Saint Laurent y presidente de Sidaction, y su vicepresidenta, la actriz francesa Line Renaud.

En la subasta posterior estaba prevista la venta al mejor postor de, entre otras piezas, una de las ediciones especiales "Glam-Rock" de "Twizy", ideada por el modisto Christophe Guillarmé para "vestir" ese modelo de automóvil eléctrico biplaza, que el fabricante francés Renault produce en su planta de Valladolid (España).

Los beneficios de la subasta, bajo la dirección del perito tasador Rémy le Four, serán enteramente destinados a la asociación de lucha contra el Sida, precisaron los organizadores del evento.

Después de los conciertos de Viena y París, la gira de "Symphonica" en septiembre llevarán al cantante de origen griego a Bruselas, Amsterdam, Birmingham, Manchester, Glasgow y Londres, donde actuará en el Royal Albert Hall.