El presidente Francois Hollande anunció el domingo una nueva reducción al pronóstico gubernamental de crecimiento de la economía francesa para este año y el siguiente, y atribuyó la medida a una desaceleración económica peor a la prevista.

En una entrevista transmitida por el canal TF1 de Francia, Hollande dijo que el crecimiento del PIB será de casi cero este año y de 0,8% en 2013, muy por debajo del 1,2% que su gobierno socialista pronosticaba previamente.

Hollande también prometió continuar con un polémico plan para elevar a 75% el impuesto sobre la renta para los ciudadanos más ricos de Francia.

El mandatario dijo que tiene previsto presentar a finales de año propuestas para impulsar el crecimiento y la competitividad de Francia, y que espera que los resultados se sientan en 2014.