El serbio Novak Djokovic cumplió con todos los pronósticos y estará por tercer año consecutivo en la final del Abierto de Estados Unidos, a la que llegará para revalidar el título de campeón ante el escocés Andy Murray, que buscará su primer trofeo en un Grand Slam.

Djokovic, de 25 años, que en las semifinales eliminó al español David Ferrer por 2-6, 6-1, 6-4 y 6-2, vuelve a la lucha por el título del Abierto por cuarta vez en su carrera, y de nuevo llega con favorito, algo que el jugador serbio no quiso asumir durante la rueda de prensa posterior al partido de semifinales.

"No tengo ninguna duda que será el partido vibrante, lleno de emoción y muy interesante para los aficionados, pero cualquiera de los dos puede ganar", declaró Djokovic.

"Lo que hizo ayer Murray de aguantar cuatro sets con las condiciones que se dieron del viento fue algo de un mérito increíble y que muestra el gran momento por el que atraviesa", agregó.

El serbio reconoció que nunca había visto unas condiciones tan adversas en un campo de tenis como las que tuvieron que superar Murray y el checo Tomas Berdych, que acabó perdiendo el partido por 5-7, 6-2, 6-1 y 7-6 (9-7).

"Sencillamente es digno de admirar cómo pudieron aguantar cuatro sets con esas condiciones, yo realmente no pude hacerlo ni en uno, es así de simple", subrayó Djokovic.

Djokovic, que buscará su segundo título de Grand Slam esta temporada, ganó el Abierto de Australia, y el sexto de su carrera, dijo que no tenía ninguna presión, que su estrategia para enfrentarse a Murray no será otra que la llegar lo más descansado posible y luego hacer su mejor tenis, de ahí lo importante de haber concluido en cuatro sets el partido contra Ferrer.

"Ante un jugador como Murray, que golpea muy bien la pelota desde cualquier posición tanto con su derecha como con el revés, tienes que estar muy concentrado y no permitirle que lo haga con comodidad", explicó Djokovic, que llega con la ventaja de 8-6 en los choques entre ambos como profesionales, pero reparto de 2-2 en los que han mantenido esta temporada.

Djokovic recordó que las estadísticas lo que realmente muestran es que todos los encuentros entre ambos fueron muy reñidos y no se decidieron hasta las últimas pelotas de cada partido.

"Sucedió lo mismo en el último que disputamos en los Juegos Olímpicos de Londres, pero como es lógico aquí la superficie es diferente y la táctica tampoco será la misma, pero la lucha entre ambos no variará para nada", señaló Djokovic.

Djokovic advirtió que Murray ha sido un gran jugador durante los últimos cinco años, pero que ahora además está mucho más motivado mentalmente y con mayor confianza en lograr su primer Grand Slam.

"Creo que eso será una motivación extra y hará que el partido sea más complicado. Pero como es lógico yo también llego motivado para ganar y revalidar el título", admitió Djokovic.

Por su parte, Murray, de 25 años, reconoció que tener un día más de descanso le podría ayudar, pero al final lo que le permitiría conseguir la victoria sería el jugar el mejor tenis posible.

"Llego a la final en un gran momento de forma, de moral y con la experiencia de haber disputado antes ya cuatro partidos por el título, sin que además sepa ninguna presión. Sé que puedo ganar y esa debe ser mi convicción para hacer lo mejor", señaló.

Murray perdió su primera final de Grand Slam en el Abierto de Estados Unidos en el 2008 ante el suizo Roger Federer, que ganó el quinto título del torneo.

El escocés también cayó por dos años consecutivos en la final del Abierto de Australia en el 2010 y 2011 para este año caer derrotado en la de Wimbledon ante Federer.

Sin embargo, Murray se reivindicó en el mismo escenario con su gran triunfo en los Juegos Olímpicos al conseguir la medalla de oro y por su gran torneo en el Abierto, al margen de lo que consiga en la final, ya tiene asegurado el tercer puesto de la clasificación mundial al superar al español Rafael Nadal, que es baja por lesión en la rodilla izquierda.

"Lo conseguido hasta ahora ha sido para sentirme feliz, pero como es lógico estoy ante una gran oportunidad para sentirme mucho más satisfecho y feliz si consigo el título", agregó Murray.