El Tribunal Supremo Penal de Irak condenó hoy a muerte al vicepresidente suní, Tareq al Hashemi, juzgado en rebeldía por delitos de terrorismo, informó la cadena de televisión oficial Al Iraqiya.

Al Hashemi, que se encuentra refugiado en Turquía, estaba inculpado junto a sus guardaespaldas por diversos crímenes, entre ellos los asesinatos de seis jueces, de un director general en el Ministerio de Seguridad Nacional, un oficial del Ministerio del Interior y una abogada.

El fallo judicial coincide hoy con una cadena de atentados en distintos puntos del país, en los que han muerto al menos 40 personas y 147 han resultado heridas.