La secretaria de Estado norteamericana, Hillary Rodham Clinton, reconoció el domingo diferencias profundas con Rusia sobre la crisis en Siria y dijo que continuaría tratando de convencer a Moscú para que respalde un aumento de las presiones internacionales sobre el presidente sirio Bashar Assad.

Un día después de que Rusia rechazase su llamado para la imposición de sanciones de la ONU a Siria, si Assad se niega a cesar los combates y ceder el poder, Clinton dijo que ella era "realista" en su enfoque. Dijo que si los rusos se negaban, Estados Unidos y sus aliados fortalecerían su apoyo a la oposición siria.

"Estados Unidos está en desacuerdo con el enfoque (ruso) hacia Siria", dijo Clinton en una conferencia de prensa al final de la cumbre del Foro de Cooperación Económica de Asia y el Pacífico, donde representó al presidente Barack Obama. "Tenemos que ejercer más presiones sobre el régimen de Assad para poner fin al derramamiento de sangre y comenzar una transición política y democrática".

El gobierno de Obama ha buscado aumentar las presiones sobre Assad en la próxima sesión de la Asamblea General de la ONU para introducir potencialmente una nueva resolución del Consejo General que incluiría sanciones. Rusia y China han bloqueado tres resoluciones similares previas porque pudieran llevar a sanciones.

Clinton dijo que en conversaciones con el presidente ruso Vladimir Putin y el canciller Serguei Lavrov, ella había resaltado que la resolución "solamente será efectiva si incluye consecuencias por un incumplimiento".

"No tiene sentido aprobar una resolución sin consecuencias, porque hemos visto una y otra vez que Assad las ignora y sigue atacando a su pueblo", dijo.

Sin embargo, admitió que convencer a los rusos va a ser difícil, quizás imposible.

"Tenemos que ser realistas", dijo. "No tenemos la misma opinión que Rusia respecto a Siria".

"Eso pudiera continuar y si continúa, entonces tendremos que trabajar junto con estados afines para apoyar a la oposición siria para acelerar la caída de Assad y ayudar a preparar a Siria para un futuro democrático y ayudarle a recuperarse", dijo Clinton.