El ministerio boliviano de Exteriores afirmó hoy que el Gobierno de Federico Franco en Paraguay utiliza un discurso "agresivo" hacia sus países vecinos para "justificar" la destitución de Fernando Lugo de la Presidencia.

En declaraciones a los medios estatales, el vicecanciller boliviano, Juan Carlos Alurralde, reiteró que Bolivia "no reconoce al Gobierno de Federico Franco", a quien acusó de estar "jugándose las últimas cartas para justificar una acción injustificable".

"Lo que ha ocurrido no se puede justificar, pero se está tratando de hacerlo a través de un discurso sumamente agresivo con los vecinos, principalmente Bolivia, pero también Argentina ha recibido algunos golpes, Brasil y hasta Uruguay", dijo Alurralde.

Según el vicecanciller, el Gobierno de Franco acusa al presidente destituido Fernando Lugo de haber entregado la soberanía de Paraguay y alega que su Gobierno "está reivindicando" a ese país, "lo está uniendo y para eso necesita Fuerzas Armadas poderosas".

"Con eso intentan exacerbar los sentimientos nacionalistas del pueblo paraguayo para que diga 'qué bueno que ha llegado el autodenominado presidente Franco, qué bueno que ha ocurrido todo esto porque él nos va a proteger'", opinó.

Alurralde se refirió al tema a raíz de unas declaraciones que hizo hace unas semanas la ministra paraguaya de Defensa, María Liz García, en las que acusó a Bolivia de haber "realizado inversiones millonarias alrededor de sus Fuerzas Armadas con la ayuda de Venezuela".

El vicecanciller ratificó que Bolivia es un país pacifista y que "no va a resolver problemas por la vía de las armas", sino "mediante el derecho internacional y el diálogo".

Resaltó que Paraguay es el único país con el que Bolivia tiene bien definidos los límites fronterizos, por lo que consideró "increíble" que el gobierno de ese país quiera "acusar a Bolivia de estar generando un conflicto armado".

"No reconocemos al Gobierno de Paraguay, pero al pueblo paraguayo lo estimamos, lo queremos y esperemos que este mal momento pase para volver a construir juntos esta patria grande que todos soñamos", concluyó Alurralde.