Al menos diez personas murieron y otras 17 resultaron heridas hoy en un bombardeo de la aviación siria contra un edificio residencial en Alepo, la segunda ciudad del país, mientras que continuó la ofensiva del régimen en la mayoría de las provincias, denunciaron los grupos opositores.

Un activista de la red Sham, Mohamed Nur, que fue testigo del ataque en Alepo, informó a Efe a través de un mensaje electrónico de que un avión militar lanzó dos barriles de explosivos contra el edifico de cuatro pisos, en el barrio de Hanano, en el este de la localidad.

Añadió que por el momento su organización ha registrado diez muertos y diecisiete heridos, todos ellos civiles.

Nur explicó que la mayoría de los barrios de Alepo, sobre todo, los de Al Shaar, Al Sajur, Seif al Daula y Al Ansari, controlados por el opositor Ejército Libre Sirio (ELS), fueron bombardeados hoy por los aviones y los tanques del régimen.

Los proyectiles han alcanzado establecimientos comerciales, como panaderías, y algunas tuberías de agua potable, lo que ha afectado al suministro en muchos distritos de la ciudad, según Nur.

En esa misma ciudad, se registraron enfrentamientos entre los soldados gubernamentales y los combatientes opositores en los barrios de Al Sukari, Al Zabadiya y Al Sajur, apuntó el Observatorio Sirio de Derechos Humanos.

Entretanto, en las afueras de Damasco, los tanques y helicópteros del régimen de Bachar al Asad prosiguieron sus ataques contra la zona de Sayida Zeinab, al sur de la capital, y causaron varios heridos, dijo la red Sham.

Asimismo, la localidad de Yalda, en la periferia de Damasco, fue bombardeada por las tropas gubernamentales, subrayaron los Comités de Coordinación Local, mientras que la Comisión General de la Revolución Siria aseguró que a esta población llegaron refuerzos de seguridad y "shabiha" (milicianos progubernamentales).

Por otra parte, los efectivos del régimen bombardearon intensamente el barrio de Al Jalidiya, en Homs (centro); el área de Sheij Yasin, en Deir al Zur (este), y atacaron también las localidades de Binch, Taum y Kafertajarim, en la provincia norteña de Idleb, donde varias casas fueron destruidas.

Estas informaciones no han podido ser verificadas de forma independiente debido a las restricciones impuestas por el régimen sirio a los periodistas para trabajar.

Respecto a los esfuerzos para hallar una solución política a la crisis, la Liga Árabe anunció que ha aplazado hasta mañana la reunión, que estaba prevista para hoy, entre su secretario general, Nabil al Arabi, y el nuevo mediador internacional para Siria, Lajdar Brahimi.