El virus del ébola se ha extendido a un segundo centro de salud en el oriente del Congo después que una mujer se infectó en el funeral de una víctima y viajó de vuelta a su hogar, informaron las autoridades. Quince personas han muerto desde que empezó la epidemia.

Funcionarios congoleños de salud le están advirtiendo a la población de los riesgos vinculados con el lavado y exhibición pública de los cadáveres, tradición ampliamente difundida en Africa que facilita la dispersión de la letal fiebre hemorrágica. Unas 170 personas están bajo observación después de que entraron en contacto con pacientes infectados.

El ébola fue descubierto por primera vez en el Congo en 1976 y no se conoce una cura. La enfermedad genera graves hemorragias internas y muchas veces es fatal.