El Abierto de Estados Unidos terminará un lunes por quinto año consecutivo.

Ante la amenaza de una peligrosa tormenta la noche del sábado en Flushing Meadows, el torneo suspendió la jornada del justo cuando el español David Ferrer sacaba ventaja 5-2 sobre el campeón vigente Novak Djokovic en el primer set de su semifinal. Los espectadores recibieron la orden de marcharse del estadio Arthur Ashe mientras el cielo se ponía gris.

El Ferrer-Djokovic se reanudará el domingo y la final masculina se jugará el lunes. Poco antes, Andy Murray sacó su boleto para la definición tras vencer a Tomas Berdych.

La final de mujeres entre la estadounidense Serena Williams y la bielorrusa Victoria Azarenka fue pospuesta del sábado al domingo en anticipación a los pronósticos de lluvia por la noche.

Será la cuarta vez en cinco años que la final femenina se disputa el domingo en vez del sábado. La final de hombres ahora lleva cinco años seguidos completándose un lunes.

La jornada sabatina comenzó retrasada por una tormenta y aviso de tornado.

Una tormenta azotó Flushing Meadows por la mañana y las fuertes lluvias continuaban cuando se suponía que Murray y Berdych comenzaran su partido. El encuentro finalmente arrancó a las 12:25 p.m. (1625 GMT) con vientos de unos 32 kilómetros por hora.

Murray neutralizó como pudo las ráfagas de viento, tan fuertes que hicieron volar una silla dentro de la cancha central durante un punto y en otro le arrancaron el gorro, para avanzar a su quinta final de un Grand Slam.

Ahora, el escocés intentará conseguir el esquivo primer título en una de las cuatro grandes citas del tenis.

Adaptándose mejor a las condiciones adversas que su rival, el campeón olímpico derrotó el sábado 5-7, 6-2, 6-1, 7-6 (7) a Berdych.

"Fue brutal", dijo Murray sobre su victoria tras 3 horas y 58 minutos.. "Es díficil describir lo que fue eso. Había que estar enfocado en cada punto ... De las peores condiciones que me han tocado jugar. Y yo soy de Escocia, lo cual ya te dice bastante".

El US Open es el único torneo de Grand Slam en el que se juegan las dos semifinales de hombres el sábado.

Este torneo es el primer grande desde el Abierto de Francia en el que tanto Roger Federer como Rafael Nadal no están en las semifinales. Federer perdió ante Berdych en los cuartos de final, mientras que Nadal se ausentó por una lesión en la rodilla izquierda.

Federer, Nadal y Djokovic se han combinado entre los tres para ganar 29 de los últimos 30 títulos de Grand Slam, un lapso que comenzó con el Abierto de Francia 2005.

Murray, tercer cabeza de serie, tendrá una nueva oportunidad para inscribir su nombre en esa lista. También intenta convertirse en el primer varón británico en ganar un Slam desde los títulos de Fred Perry en Wimbledon y el US Open de 1936.

Y Murray atraviesa el mejor momento de su carrera, luego de vencer a Federer por el oro olímpico en los Juegos de Londres el mes pasado, poco después de perder ante Federer en la final de Wimbledon.

Previo a eso, el escocés alcanzó la final del US Open de 2008, y las del Abierto de Australia en 2010 y 2011, siempre consolándose con el subcampeonato.

Sólo un hombre en la historia perdió en sus primeras cuatro finales en los Slams. Ese fue Ivan Lendl, quien actualmente se desempeña como el entrenador de Murray.

Al sorprender a Federer el miércoles, Berdych apeló a la simpleza plana pero demoledora de su derecha. El finalista de Wimbledon en 2010 apenas cometió 21 errores no forzados en cuatro sets. Sin embargo, con el viento el sábado, el sexto cabeza de serie casi amasó esa cantidad de fallos en el mismo primer set al totalizar 19 y terminó con 64. Murray sólo registró 20.

Cuando Murray hizo un saque para abrir el último juego del segundo set, su silla de descanso se despidió por una ráfaga de viento y quedó desparramada en la pista azul, junto a la bolsa de raquetas, una toalla blanca y otros objetos.